Sociedad

Casi 400 auxiliares de enfermería de Mallorca han quedado fuera del bolsín de interinos por no tener el nivel de catalán exigido ahora

La situación creada por la nueva política lingüística del tripartito ha obligado al Consell de Mallorca a adoptar la solución provisional de no exigir el nivel medio-alto de catalán a estas trabajadoras hasta junio del próximo año

Josep María Aguiló Palma - Actualizado: Guardado en:

La nueva política lingüística del tripartitoque gobierna en las principales instituciones de Baleares está provocando problemas inesperados a los trabajadores. Así ha ocurrido por ejemplo ahora en el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), que depende del Consell de Mallorca. El citado organismo gestiona cuatro residencias públicas para personas mayores, por lo que requiere un elevado número de personal de enfermería, tanto fijo como eventual.

En el caso concreto de las auxiliares de enfermería, hasta ahora sólo necesitaban el nivel A —básico— de catalán para poder inscribirse en el bolsín de interinos, pero el pasado verano el IMAS pactó con los sindicatos UGT y CC OO aumentar a partir del otoño el nivel exigible de catalán, que ha pasado a ser el B2 —medio alto—. La consecuencia más directa e inesperada de ese cambio ha sido, según publica este martes «Diario de Mallorca», que un total de 386 auxiliares de enfermería han quedado ahora fuera del bolsín de interinos por no tener el nuevo nivel de catalán que se exige en la actualidad.

Según han denunciado varias de las trabajadoras afectadas, nadie les informó en estas últimas semanas del citado cambio en los requisitos lingüísticos, por lo que no han tenido la opción de poder inscribirse en un curso de catalán o de presentarse a un examen para poder acceder al nivel B2 que se exige ahora.

Por su parte, fuentes oficiales del IMAS han explicado este martes a ABC que para solventar ese problema laboral la solución que se adoptará, con el consenso de UGT y CC OO, será aplicar la medida transitoria de no exigir el nivel B2 de catalán a las auxiliares de enfermería interinas hasta junio del próximo año, por lo que las casi 400 trabajadoras ahora excluidas del bolsín tendrán de nuevo la opción de poder realizar sustituciones durante estos próximos meses.

Una vez transcurrido ese periodo de nueve meses, las auxiliares de enfermería que no hayan podido obtener el nivel B2 de catalán entre octubre y junio no podrán ya trabajar más como interinas en el IMAS. Los cuatro centros públicos que gestiona este organismo son La Bonanova y el Hogar de Ancianos, ambos en Palma, así como la residencia Huialfàs en Sa Pobla y otra residencia en Felanitx.

Cabe recordar que el pasado mes de marzo el Parlamento balear aprobó una modificación puntual de la Ley de la Función Pública, por lo que desde hace medio año el catalán vuelve a ser un requisito, en lugar de sólo un mérito, para poder ser funcionario en la Comunidad. Además, ahora se puede pedir también un mayor nivel de catalán en determinados trabajos. Votaron entonces a favor de aquella modificación el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos, que son las tres formaciones que en esta legislatura dan su apoyo a la actual presidenta autonómica, la socialista Francina Armengol. También dio su voto favorable a ese cambio Proposta per les Illes (PI) —sucesora de la extinta UM—, mientras que el PP y Ciudadanos votaron en contra.

El anterior presidente autonómico, el popular José Ramón Bauzá, había modificado inicialmente la Ley de la Función Pública en julio de 2012, con el propósito de que el catalán pasase a ser considerado únicamente como un mérito y no un requisito para ser empleado de la Administración. El PSOE presentó en aquel momento un recurso de inconstitucionalidad contra dicho cambio. Finalmente, en octubre de 2013 el Tribunal Constitucional avaló la decisión de Bauzá.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios