Sociedad

La demanda de ayuda a Cáritas cae por «una ligera mejora» de la situación socioeconómica

Esta institución de la Iglesia invierte «una cifra récord» de 328 millones de euros, un 7,5% más que en 2014

La demanda de ayuda a Cáritas cae por «una ligera mejora» de la situación socioeconómica

La demanda de ayuda a Cáritas Española registró el año pasado un leve descenso debido a «una frágil y ligera mejoría» de la situación socioeconómica y a «una mayor presencia del sector social». Así lo explicó este martes Sebastián Mora, secretario general de esta institución de la Iglesia, durante la presentación de la Memoria anual de actividades. En concreto, Cáritas atendió en 2015 a 1.974.358 personas en situación de exclusión en España, 205.600 menos que el año anterior.

Pese a la reducción en el número de beneficiarios, esta organización se vio obligada a incrementar un 22% los recursos destinados a atender las necesidades básicas de los hogares debido al empeoramiento de las condiciones de vida de las personas en situación de extrema vulnerabilidad.

Entre los datos positivos, Cáritas destacó esta martes la disminución del número de hogares sin ingresos en la última parte de 2015 y primeros meses de 2016, que se situó por primera vez desde 2013, por debajo de los 700.000. También subrayó la reducción de los hogares con todos sus activos en paro, que ha caído hasta el 8% desde el 10% de partida que se registraba en 2014. El desempleo de larga duración es otra de las cifras que, según Cáritas y de acuerdo a las cifras oficiales, han sufrido una mejoría, al pasar del 62% en 2014 al 58% en 2016.

Compensar la precariedad

A pesar de «estos síntomas», su secretario general, Sebastián Mora, advirtió que las condiciones de vida de las personas que acompaña esta institución de la Iglesia no ha registrado «una mejoría sino más bien al contrario». «Durante el último año se ha seguido intensificando la gravedad de las situaciones de las familias y personas acompañadas, por lo que la acción de Cáritas ha tenido que incrementarse para tratar de compensar la precariedad de las condiciones de vida», apuntó.

El número de hogares sin ingresos se sitúa por primera vez por debajo de los 700.000 desde 2013

Según la Memoria, la cantidad de ayudas que Cáritas aportó a las familias para tratar de cubrir sus necesidades básicas se incrementó casi un 40% desde 2011 y un 22% con respecto al año pasado. Además el número de ayudas también aumentó un 3% el último año, al pasar a una media de 7,4 ayudas por cada persona beneficiaria.

«Pese a que la acción de Cáritas se ha desarrollado en un contexto social en el que se constata una frágil y ligera mejoría no podemos echar las campanas al vuelo», afirmó Mora, quien añadió que «disminuir ahora la intensidad de las medidas de lucha contra la exclusión, dejando su solución en manos de la débil tendencia de mejora, supone condenar a muchas personas y familias a instalarse en la zona de la exclusión social de una manera permanente».

Durante el pasado año, Cáritas invirtió «una cifra rércord» de 328,64 millones de euros, un 7,5% más que el año anterior (23 millones). De ese total, el 72,39% fue el resultado de aportaciones privadas (237,9 millones) mientras que el 27,61% restante procedieron de fondos públicos (90,7 millones). Con esos fondos, esta institución de la Iglesia logró a acompañar a través de sus distintos programas sociales a cuatro millones de personas, de ellas 1,9 millones en España y otras 2,1 millones en el extranjero. Además aumentó un 2,2% el número de voluntarios. En solo cinco años, el número de personas que entregan desinteresadamente parte de su tiempo libre a colaborar en los distintos programas de Cáritas creció un 30%, es decir, en 19.461 personas.

«Nuestras cifras más valiosas son las personas que nos han confiado su vida y con las que hemos construido nuevas esperanzas. Gracias por el apoyo recibido para rescatar a los descartados de la sociedad», aseguró su presidente Rafael del Río.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios