Kiko Argüello junto a Carmen Hernández
Kiko Argüello junto a Carmen Hernández - ABC

¿Qué es el Camino Neocatecumenal?

Este itinerario de formación católica iniciado por Kiko Argüello cuenta con cerca de 300.000 comunidades en todo el mundo

MadridActualizado:

Con cerca de 300.000 comunidades en 135 países, 120 seminarios internacionales y un millón y medio de seguidores, el Camino Neocatecumenal se ha convertido en una de las realidades eclesiales con más vitalidad dentro de la Iglesia.

La cuna de este itinerario de formación católica fue un barrio periférico de Madrid, donde un joven veinteañero y estudiante de Bellas Artes decidió fijar su hogar entre los más pobres en busca de una experiencia cristiana más auténtica. Ese joven era Kiko Argüello. En esas barracas nació en 1964 esta nueva síntesis teológica-catequética que se ha convertido hoy en un itinerario de fe que siguen miles de personas alrededor de todo el mundo.

En esas barracas del barrio de Palomeras, Kiko Argüello conoció a Carmen Hernández, una joven de buena familia, que decidió dejar el próspero negocio familiar para entregar su vida a la Iglesia.

Carmen ha sido el «alma» del Camino Neocatecumenal, aseguró Kiko Argüello tras su muerte el 19 de julio de 2006. Carmen era la más pequeña de ocho hermanos y estaba destinada a ser la heredera del próspero negocio familiar. Su padre era el propietario de una de las industrias de arroz más importantes de España. Por eso a nadie resultó extraño que Carmen cediera a los deseos de su progenitor y acabara en 1958 una Licenciatura en Química con las máximas calificaciones. Incluso durante sus primeros años de profesión trabajó en la empresa familiar, que luego abandonó para seguir su verdadera vocación: ser misionera.

Esa pasión por anunciar el Evangelio en los territorios de misión la había descubierto siendo muy pequeña en la escuela que la Compañía de Jesús tenía en Javier. Allí pasó buena parte de su infancia, pese a que había nacido en Ólvega (Soria) el 24 de noviembre de 1930. La figura de San Francisco Javier había marcado tanto los primeros años de su vida que decidió entrar en 1959 en el instituto femenino las Misioneras de Cristo Jesús con el objetivo de evangelizar en la India. Como preparación, estudió Teología y se trasladó a Londres para aprender inglés. Sin embargo, un cambio en la dirección de esa institución impidió que Carmen llegara finalmente a su destino.

Decepcionada, se trasladó a Barcelona, donde conoció al padre Pedro Farnés Sherer, profesor en el Instituto Litúrgico de París, que por entonces trabajaba en la renovación litúrgica que preparaba el Concilio Vaticano II. Esa profunda renovación conciliar que implicó redescubrir la Eucaristía, la centralidad de la Pascua, la importancia de la catequesis y la necesidad de una iniciación cristiana en la parroquia orientaron a Carmen hacia lo que después se convertiría en el Camino Neocatecumenal.

Desde entonces el Camino se ha extendido por 135 países, con un total de 21.300 comunidades en 6.270 parroquias. Cuenta además con 120 seminarios «Redemptoris Mater» en los cinco continentes con un total de 2.300 seminaristas. En estos momentos hay 1.668 familias misioneras organizadas en 134 misiones en Europa, 46 en Asia, 18 en América, 9 en África, 8 en Oceanía y una en Oriente Medio.