Sociedad

La calma vuelve al colegio de Palma donde días atrás fue agredida una niña de 8 años

Un número indeterminado de alumnos, bajo según el Govern, ha optado por no ir a clase a pesar del fuerte dispositivo policial presente este lunes en el centro escolar

Unos niños esperan para entrar al colegio público del barrio obrero de Son Roca de la capital balear - EFE
JOSEP MARÍA AGUILÓ - Actualizado: Guardado en:

La calma ha vuelto este lunes al colegio público Anselm Turmeda de Palma, en donde el miércoles de la pasada semana una alumna de ocho años fue agredida brutalmente por doce compañeros suyos del mismo centro. Un fuerte dispositivo policial se encuentra desplegado en dicho colegio y en sus alrededores para evitar posibles incidentes. Este operativo se mantendrá a lo largo de los próximos días. En cualquier caso, un número indeterminado de alumnos —muy bajo, según el Govern— ha optado por no acudir esta mañana a clase.

Cabe recordar que la citada agresión ocurrió hace cinco días justo al final del tiempo del recreo matutino. Tras sonar el timbre, la víctima cogió el balón con el que jugaban un partido de fútbol unos niños —incluida ella misma— y unos adolescentes, y se lo intentó entregar a un profesor. Instantes después, tuvo lugar el ataque. Según consta en la denuncia presentada por la familia, uno de aquellos adolescentes, de catorce años, se dirigió entonces hacia la niña, le dio una patada, la tiró al suelo, se sentó sobre ella y la inmovilizó. El resto de integrantes de ese grupo —de entre doce y catorce años— se sumaron a la agresión y empezaron a dar patadas a la menor por todo su cuerpo. Uno de los atacantes incluso cogió la cabeza de la niña y la estrelló con fuerza contra el suelo.

Tras tener conocimiento de lo sucedido, la propia madre de la niña llevó a su hija al Hospital de Son Espases. Allí detectaron que la menor tenía una fisura en una costilla y un desprendimiento en un riñón, además de presentar hematomas en la cabeza y en las extremidades. La niña fue dada de alta dos días después y en la actualidad se está recuperando en su casa de las lesiones sufridas. Aun así, la menor acudió de nuevo ayer domingo a Urgencias de Son Espases, por molestias en las zonas contusionadas, si bien no tuvo que ser ingresada.

Por lo que respecta a los presuntos agresores, la Policía Nacional informó ayer domingo de que ya ha identificado a seis de ellos, que al ser menores de 14 años son inimputables judicialmente. Toda la documentación recabada hasta ahora ha sido trasladada ya a la Fiscalía de Menores. La Policía quiso hacer además un llamamiento «a la calma y a la serenidad» y recalcó que «algunas manifestaciones y rumores en torno al caso son inexactas y de un tono elevado», lo que «incrementa la preocupación y la tensión de los padres y alumnos de forma innecesaria».

Por su parte, la Consejería de Educación del Gobierno balear también ha abierto ya una investigación sobre este asunto, que entre otras cuestiones intentará dilucidar si la niña había sufrido ya previamente diversos episodios de acoso en el colegio, al igual que una hermana suya de doce años. La familia ha denunciado que habría habido insultos incluso ya durante el curso pasado. Así lo ha corroborado de nuevo este lunes, ante los medios, una de las hermanas mayores de ambas niñas, quien ha señalado que sólo tres días antes de la agresión hubo una nueva queja por parte de la madre ante la dirección por el acoso que sufrían sus hijas.

Según ha explicado la citada hermana mayor, a la niña de doce años la llamaban «gorda» y le pegaban patadas, mientras que a la niña de ocho años le habrían dicho que las niñas «no pueden jugar al fútbol» y que «no valen para nada». Ambas menores han expresado ya su deseo de no volver más a su actual colegio. Sobre este último punto, fuentes oficiales de la Consejería de Educación han señalado este lunes a ABC que en caso de que se produzca una petición de traslado, será atendida por el Govern.

A nivel político, la portavoz del PP en el Parlamento regional, Margalida Prohens, ha anunciado este lunes que pedirá la comparecencia del consejero de Educación, el socialista Martí March, para que dé explicaciones sobre lo ocurrido y sobre las medidas adoptadas por su departamento hasta ahora.

Por otro lado, la plataforma ciudadana «hazteoír.org» está recogiendo firmas desde el pasado viernes para que se tramite la dimisión de la junta directiva del colegio Anselm Turmeda. Al mediodía de este lunes habían sido recogidas ya más de 4.200 firmas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios