María del Mar, estudiante de Filología Hispánica - FOTO CEDIDA A ABC POR LA MADRE DE MARÍA DEL MAR

Víctima número 12 de la violencia machista este añoLa madre de María del Mar: «Los padres del asesino son cómplices de la muerte y manipulación de mi hija»

El Gobierno reconoce a la joven de 21 años como víctima de violencia de género por un disparo intencionado, tal y como concluye el informe de la Guardia Civil

GranadaActualizado:

Fue un asesinato, no fue un accidente. Es la conclusión a la que ha llegado la Guardia Civil en su informe de criminalística, la familia de María del Mar, fallecida hace una semana en el campo de tiro de Las Gabias (Granada) y el Gobierno, cuya ministra de Igualdad, Dolors Monserrat, trasladó ayer su consternación «por la confirmación del último asesinato de una mujer de 21 años víctima de violencia de género». La duodécima muerte por machismo en lo que va de año.

La joven estudiaba Filología Hispánica. Quería ser modelo. Y los mensajes que envió a sus amigas poco antes de fallecer son la prueba del mal trato que venía recibiendo por parte de su novio. El intercambio de mensajes entre María del Mar y sus amigas evidencian que la joven estaba inmersa en una relación tormentosa durante dos años, con idas y venidas, con el muchacho que acabó con su vida de un disparo antes de quitarse la propia en el campo de tiro del municipio granadino al que la llevó engañada. «Voy a hacer mis cosas y ya está, tío, porque no puedo estar así», narraba Mar a cuenta de un incidente por el que ella empezó a pensar que a él se le estaba «yendo la cabeza».

«Nos hemos puesto a perseguir un coche porque decía que me ha mirado mucho», aseguraba la joven a sus amigas. Ella pensaba que el incidente de la persecución había sido «el golpe definitivo» cortar definitivamente una relación que era, como se desprende de los audios, un claro ejemplo de maltrato con sus respectivas fases de «luna de miel», en las que las víctimas perdonan a su agresor, lo que reinicia un bucle que puede acabar en muerte, como fue su caso.

La incertidumbre de emprender una vida al margen de él le impedía dar el paso: «¿Si en el futuro se da cuenta, va al psicólogo y decide pedirme disculpas y volver? Yo lo voy a recibir con los brazos abiertos porque no creo que vuelva a conocer a otra persona igual que él». Estaba enamorada de José Miguel, aunque era consciente de que cortar con él y emprender otra relación le podía «costar» la vida. A pesar de ello, nunca le denunció.

Brotes psicóticos

«Mi novio tiene trastornos psicológicos, bipolaridad, manía persecutoria, se piensa que todo el mundo va detrás de él», contaba María del Mar sobre su novio, que estaba en tratamiento mental por brotes psicóticos, algo que él acababa «pagando» sus propios padres y con ella misma, que tenía previsto pedir cita al médico de cabecera para que le derivara al psicólogo: «Porque me hace falta». Él la mató sin que ella pudiera llegar a hacerlo.

La familia de la Mar no estaba al tanto de la situación.

Concentración en Granada

Su madre, María del Mar Chambó, respondía al teléfono a última hora de ayer tras un día «de “impasse”, al margen de todo», dice a ABC. Con sumo dolor, confiesa que ella y su hija «eran confidentes, como hermanas, porque nos llevábamos solo 22 años. No me lo contó. No tendría que haberse callado, pero él la manipuló, le hacía dudar hasta de mí». Se refiere a lo que su hija sí narró a su entorno. Según la madre, las amigas callaron «porque al principio se dijo que el desgraciado había disparado por accidente».

«Estoy entera porque aún no me lo creo. Me la dejó desfigurada, pero he podido despedirme en paz», dice la madre, que lleva un colgante con parte de las cenizas de su hija. Envía otra imagen de la urna que tiene en su salón.

Acusa a los padres de José Miguel de ser «cómplices» de la muerte de su hija y traslada un mensaje a las víctimas y sus entornos: «Que hablen. Se creen mujeres, adultas, que pueden con todo, que lo van a solucionar ellas mismas, algunas dicen: "déjale que ya se le pasará", pero solo sus padres las podemos ayudar».

María del Mar ha convocado hoy a las 12.00 de la mañana en la Plaza del Carmen de Granada una concentración de cinco minutos de silencio en memoria de su joven y bella hija.