Ascienden a 47 las personas afectadas por el brote de hepatitis A iniciado en un restaurante de Palma

El origen de la infección cabe situarlo en un empleado que manipuló alimentos sin haber adoptado las preceptivas medidas de higiene previas

PALMA DE MALLORCAActualizado:

El Servicio de Epidemiología de Baleares ha informado este martes de que, a fecha de hoy, se han identificado 47 casos relacionados con el brote de hepatitis A iniciado en un restaurante de Palma a finales del pasado año. De dicho total, 33 son personas que comieron en ese establecimiento, cinco son personas trabajadoras en dicho local y nueve son casos terciarios, es decir, que se han contagiado a partir de los anteriores. El citado restaurante está ubicado en la calle 31 de diciembre de Palma.

De momento, no hay ningún caso en personas que comieron en el mencionado local que haya iniciado síntomas después del 25 de diciembre. Por otra parte, se han enviado 16 muestras al Centro Nacional de Microbiología para realizar pruebas de filogenia, que permitirán verificar la cadena de transmisión entre personas.

La Dirección General de Salud Pública ha recordado hoy que la hepatitis A es una enfermedad vírica de transmisión oral-fecal, que se transmite por contacto estrecho con personas infectadas o a través de agua o alimentos contaminados. Para evitar el contagio, es preciso que las personas con hepatitis A sigan escrupulosamente normas de higiene y de lavado de manos después de ir al baño y antes de manipular alimentos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas de la hepatitis A tienen carácter moderado o grave y comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina e ictericia, aunque los infectados no siempre presentan todos esos síntomas.

Cuando se detecta un caso de hepatitis A, todas las personas que conviven o se relacionan de forma estrecha con un afectado tienen que acudir a la mayor brevedad a su centro de salud, puesto que es necesario que reciban medidas preventivas. Dichas medidas sólo son efectivas durante las primeras dos semanas después del inicio de los síntomas.

Antecedentes del brote

Cabe recordar que el pasado 26 de enero compareció ante los medios la directora general de Salud Pública del Gobierno balear, María Ramos, para explicar el origen del brote y su posterior desarrollo. El inicio de la infección cabría situarlo en una persona que trabajaba en el mencionado restaurante y que manipulaba alimentos.

El brote empezó a mediados del pasado mes de diciembre. Se descubrió cuando un médico de familia informó de que había detectado a dos pacientes con síntomas de hepatitis A que habían comido en el mismo restaurante. A partir de ese momento se inició una investigación por parte del Servicio de Salud, que permitió detectar al primer afectado, un trabajador del propio establecimiento. Al parecer, dicho empleado habría provocado el brote a través de una manipulación incorrecta de los alimentos, por una supuesta falta de higiene.

La primera inspección por parte de Seguridad Alimentaria al local afectado se realizó el 19 de diciembre. La directora general de Salud Pública explicó hace tres semanas que en aquel momento se decidió no clausurar el restaurante porque sólo había tres personas infectadas y porque el empleado que habría dado origen al brote estaba ya entonces de baja. Aun así, se solicitó al establecimiento que subsanase las deficiencias técnicas detectadas en aquella primera inspección.

Con el paso de los días, fueron apareciendo nuevos casos, hasta sumar inicialmente 25 en total, por lo que en una segunda inspección se acordó ya el cierre provisional del local, que tuvo lugar entre los días 10 y 19 de enero. Además, se exigió al restaurante que tirase todos los alimentos que tenía entonces y que se desinfectasen por completo las instalaciones.

Una vez que el establecimiento cumplió todas las exigencias citadas, volvió a abrir sus puertas. En cualquier caso, el Gobierno balear abrió un expediente por las diversas deficiencias detectadas en diciembre y en enero. El proceso acabará ahora con la imposición de una sanción a dicho local.