Sociedad

El «asalto» a las cuentas de Yahoo podría haber sido patrocinado por un Gobierno

Fuentes de la investigación hablan de un hackeo desde un país del este

Sede de Yahoo en Sunnyvale, California, Estados Unidos
Sede de Yahoo en Sunnyvale, California, Estados Unidos - EFE

Si a perro flaco, las pulgas se multiplican, a Yahoo, una de las compañías pioneras de las telecomunicaciones, se le han juntado todas. La historia tiene todos los elementos de una película de ficción, si no fuera porque es real.

El gigante de las telecomunicaciones ha tenido que reconocer haber sido víctima de un robo informático sin precedentes en internet. Nada menos que las cuentas de 500 millones de usuarios han sido literalmente asaltadas, con toda su información personal al descubierto y en manos no del todo claras. Aunque en medios de la investigación que llevan a cabo los servicios de inteligencia se habla de un hackeo procedente de algún Gobierno del Este, todavía no hay pruebas suficientes.

Dos años callados

El golpe para la marca es más nocivo aún si se añade el efecto retardado con el que Yahoo ha asumido los hechos. Dos años después de producirse y a los tres meses de asomar los primeros indicios entre hackers en la red, la afirmación de que «no pensábamos que hubiera sido tan fuerte» ha sorprendido. Por si fuera poco, la información ha sido filtrada por agentes relacionados con la investigación, lo que deja la política de comunicación de la compañía a los pies de los caballos.

Nombres y apellidos, números de teléfono, direcciones de correo electrónico, contraseñas, preguntas y respuestas de seguridad, estuvieran o no codificadas. Los datos de los millones de usuarios afectados se encuentran en manos ajenas desde que a finales de 2014 los ordenadores de Yahoo, y con ellos las cuentas de sus millones de usuarios, se vieran asaltados. Y entre ellos, las de la exsecretaria de Estado y candidata demócrata, Hillary Clinton, y la del vicepresidente Biden.

En el caso de Clinton, todavía en plena investigación sobre el escándalo de los e-mails y el uso de una cuenta privada, y después de que en los días previos a la convención que la eligió candidata a la presidencia, se conociera que hackers rusos habían pirateado los ordenadores del Partido Demócrata.

La información facilitada por la compañía ofrece la buena noticia de que no parece que los datos más sensibles -números de cuentas bancarias y de tarjetas de crédito- hayan podido ser robados por los piratas informáticos. Además, Yahoo ha asegurado que ha tomado medidas y ha codificado todas las cuentas puestas al descubierto, para que los amigos de lo ajeno en la red no puedan acceder a ellas. Entre las recomendaciones transmitidas por la gigante de las telecomunicaciones, está el cambio de contraseña, para todos los usuarios en general, y en especial para quienes no la han cambiado desde 2014.

A la venta por 1.900 dólares

El primer signo de que algo había ocurrido se vislumbró cuando un pirata informático ruso sugirió en junio en los foros de internet que Yahoo había sufrido un ciberataque masivo. En agosto, otro hacker, que responde al nombre de Peace, puso a la venta 200 millones de nombres de usuarios y contraseñas, al módico precio de 1.900 dólares. No era un pirata desconocido. Anteriormente MySpace (359 millones de cuentas) y Linkedin (159 millones) ya habían sufrido sus ataques.

La noticia del robo informático a Yahoo sale a la luz dos meses después de que la gigante estadounidense Verizon Communications anunciara su intención de adquirir la compañía por 4.800 millones de dólares. Se desconoce aún el efecto que el hecho puede tener en la operación, pero la corporación compradora aseguró haberse enterado hace apenas dos días.

Perjuicio importante

Los expertos creen que será determinante el nivel de los controles de seguridad que ofrezca ahora Yahoo para que Verizon decida seguir adelante con la compra. Pero también se da por hecho que el perjuicio para los usuarios va a ser importante. Según Alex Holden, fundador de Hold Security, «los datos que han robado a Yahoo son fundamentales, ya que es mucho más que un sistema único; está conectado a bancos, perfiles de redes sociales, servicios... Esta es una de las mayores violaciones que se han producido, y tendrá muchos efectos».

La compañía fundada en 1995 por los estudiantes de Stanford Jerry Yang y David Filo fue líder en internet durante muchos años. Pero en los últimos años su crisis se ha agravado hasta el punto de que el pasado ejercicio cerró con unas pérdidas de 4.400 millones de dólares.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios