Los acusados de la supuesta violación grupal de los sanfermines se declaran inocentes

Tan sólo uno de ellos ha reconocido que robó el teléfono móvil de la joven

Actualizado:

Los cinco jóvenes acusados de cometer una violación grupal a una joven madrileña durante los Sanfermines de 2016 se han declarado inocentes de las imputaciones que recaen sobre ellos en la primera jornada del juicio que ha comenzado esta mañana en la Audiencia de Navarra. Tan sólo uno de ellos ha reconocido que robó el móvil a la víctima.

Sobre los cinco recaen tres acusaciones de delito, un delito de agresión sexual por la violación de la joven, un delito contra la intimidad porque grabaron los hechos y un delito de robo porque tras la violación, presuntamente le robaron el teléfono móvil para que no pudiera pedir ayuda. En el mismo lugar de los hechos tiraron las tarjetas del teléfono y una vez en la calle se deshicieron del aparato. Uno de los acusados ha reconocido los hechos.

En la primera jornada también se han deliberado las cuestiones previas. La Fiscalía había solicitado cambiar el orden de las intervenciones de manera que los cinco acusados fueran los primeros en declarar. Sin embargo, el Tribunal ha mantenido la costumbre que tiene la Sala Segunda donde se celebra el juicio por el que los acusados serán los últimos en declarar el próximo miércoles. Así pues continúa el orden previsto y mañana será la víctima quien preste declaración. Posteriormente serán los testigos y policías que vivieron aquella fatídica noche del 6 al 7 de julio de 2016. El próximo lunes y martes se visionarán los videos y escucharán las grabaciones y finalmente el miércoles 22 hablarán los acusados.

El Tribunal también ha acordado mantener la presencia de las acusaciones populares. Las defensas habían solicitado que no se permitiese la personación del Ayuntamiento de Pamplona ni del Gobierno de Navarra. Sin embargo, los magistrados han considerado que su presencia está justificada y han permitido que sigan en el juicio.

Todo el juicio se celebrará a puerta cerrada y sin presencia ni de medios de comunicación ni de nadie entre el público.