Sociedad

Acuerdo de 200 países para la eliminación progresiva de los hidrofluorocarbonos

Este tipo de gases se encuentran en aires acondicionados, aparatos de refrigeración, espumas y aerosoles y tienen un fuerte impacto sobre el calentamiento global

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, con el presidente de Ruanda, Paul Kagame, en la cumbre
El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, con el presidente de Ruanda, Paul Kagame, en la cumbre - REUTERS/James Akena

Cerca de 200 países reunidos en Kigali (Ruanda) han alcanzado un acuerdo para reducir gradualmente los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases de efecto invernadero que están presentes en sistemas de refrigeración, espumas y aerosoles y que están creciendo a un ritmo anual del 10%, especialmente en los países en desarrollo con una clase media en expansión y climas cálidos. Estos gases atrapan miles de veces más calor que el dióxido de carbono (CO2), por lo que su aumento podría mermar la lucha contra el calentamiento global.

Los gases HFC fueron implementados después de que el Protocolo de Montreal (1987) acordara la eliminación gradual de los clorofluorocarbonos (CFC) y los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) en la atmósfera, todos ellos gases destructores de la capa de ozono. Esto es, los HFC o gases «amigos del ozono» fueron desarrollados para reemplazar a los CFC, pero irónicamente, es uno de los gases de efecto invernadero más potentes.

El acuerdo alcanzado en la noche del pasado viernes, tras siete días de intensas negociaciones de las 197 partes del Protocolo de Montreal, se ha adoptado como enmienda a este tratado. La llamada Enmienda de Kigali establece que los países desarrollados comenzarán a disminuir gradualmente los HFC en 2019 y las naciones en desarrollo seguirán con una congelación de los niveles de consumo de hidrofluorocarbonos en 2024, con algunos países hasta 2028. Además, prevé excepciones para los países con altas temperaturas ambientales para la eliminación gradual de los HFC a un ritmo más lento. A finales de la década de 2040 se espera que entre todos no superen entre un 15 y un 20% de los niveles de 2011-2013.

Se espera que su aplicación evite un aumento de medio grado en la temperatura de la Tierra durante este siglo. «No es frecuente tener la oportunidad de lograr una reducción de 0,5 grados mediante la adopción de un solo acuerdo global», reconoció el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, tras alcanzarse el pacto. Para el director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Erik Solheim, la enmienda introducida en el Protocolo de Montreal es «la mayor contribución del mundo» al Acuerdo de París, que entrará en vigor el próximo 4 de noviembre.

Los miembros también acordaron la creación de un fondo de financiación para la reducción de los HFC, cuyo coste se estima en miles de millones de euros, si bien la cantidad exacta con la que se dotará este fondo no será fijada hasta la próxima reunión de los firmantes del acuerdo, prevista para 2017, en la que se dará prioridad a las ayudas para la investigación y el desarrollo de alternativas asequibles a estos gases.

Los científicos calculan que si se sigue aplicando plenamente el Protocolo de Montreal, la capa de ozono debería recuperarse totalmente, volviendo a registrar niveles anteriores a 1980 de aquí a 2050. En la atmósfera, entre 15 y 30 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, la capa de ozono juega un rol fundamental al bloquear los perjudiciales rayos ultravioleta.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios