La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat - ABC

La 160 enmiendas a la ley de muerte digna empiezan a negociarse hoy en el Congreso

El PP pide que la sedación se realice siempre bajo criterio médico y el PSOE que se eliminen las sanciones

MadridActualizado:

La ponencia del Congreso de los Diputados que tiene que elaborar una ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida, más conocida como muerte digna, inicia hoy sus trabajos.

Desde que fue aprobada su toma en consideración el 29 de marzo, hasta hoy, Ciudadanos, que es el grupo parlamentario que presentó esta iniciativa, ha estado recibiendo hasta 160 enmiendas del resto de los partidos políticos.

Una vez cerrado el plazo de presentación de las enmiendas, que ha tenido varias prórrogas, ahora se inicia la fase de debate sobre las propuestas de los grupos, con el objetivo de intentar conseguir el consenso sobre un texto que podría ser aprobado por la Cámara y convertirse en ley.

«Muerte natural»

Las enmiendas más importantes presentadas por el Grupo Popular van en la línea de exigir la inclusión de la denominada «lex artis», o lo que es lo mismo, que aunque se respete la voluntad del paciente para recibir sedación «siempre se tenga en cuenta el código deontológico del médico», según señaló a ABC, la diputada Pilar Cortés.

Ciudadanos se opone a esta enmienda, ya que«queremos asegurarnos que la sedación es un derecho, y no puede ser limitado por el médico», asegura el portavoz de Sanidad de este grupo parlamentario, Francisco Igea.

Otra de las propuestas del Partido Popular es que en el titulo de la ley se incluya en algún lugar «muerte natural» para que no haya cabida a interpretar el denominado «suicidio asistido».

Redacción clara

La redacción de este punto en la futura ley «tiene que ser clara y determinante porque la gente tiene derecho a no sufrir inútilmente. Si no cerramos este debate bien puede reabrirse en el fururo el de la eutanasia», insiste el portavoz de Ciudadanos.

El objetivo del partido de Albert Rivera es «llegar a una redacción que guste a todos».

Por su parte, el PSOE ha pedido que se realicen algunas matizaciones en el capítulo dedicado a las sanciones. El portavoz de Sanidad del PSOE, Jesús María Fernández, afirma que «no hay que hacer una regulación específica de las sanciones en esta ley, nosotros nos remitimos a las que se reflejan en la Ley General de Sanidad».

Igea se opone a la enmienda de Ciudadanos porque considera «importante darle a la ley un poder coercitivo. Para que la ley sea efectiva tiene que haber sanciones. Podemos aceptar algún cambio sobre cómo se especifican las sanciones, pero tiene que quedar claro que el que no respeta la ley tiene que ser sancionado».

Objeción de conciencia

Los socialistas también advierten de que este texto no puede invadir competencias de las autonomías y plantean «bastantes mejoras técnicas a la definición de los derechos del paciente y las obligaciones de las administraciones».

Igualmente, quieren que esta ley no solo se aplique a los centros médicos, sino también a los sociales, como los geriátricos, y que incorpore, además de a los médicos, a los enfermeros.

Finalmente, el PSOE «no acepta la objeción de conciencia en los profesionales».

Los socialistas no establecen ninguna línea roja a la hora de alcanzar un acuerdo, pero señalan que una de las cosas fundamentales es la objeción de conciencia.

Podemos insiste en sus enmiendas en volver a regular la eutanasia, que ya fue rechazada por el Congreso, al tumbar el pleno una iniciativa en este sentido. Por tanto, sus enmiendas serán rechazadas.

Puntos fundamentales

La propuesta de Ciudadanos tiene tres puntos fundamentales. El primero es el derecho de los pacientes a recibir información anticipada de su dolencia, lo que le permitiría elaborar un testamento vital. La segunda cuestión es el derecho a la suspensión de las medidas de soporte vital; y la tercera es el régimen sancionador. Un régimen que afecta también al ministerio de Sanidad, del que subraya que debe realizar una evaluación de la normativa como garante de la ley.

Ciudadanos introduce la objeción de conciencia de manera excepcional, y siempre que haya otro profesional dispuesto a efectuar el deseo del paciente.