Por cada porción de 50 gramos de carne procesada a diario se eleva en un 18% el riesgo de sufrir un cáncer colorrectal
Por cada porción de 50 gramos de carne procesada a diario se eleva en un 18% el riesgo de sufrir un cáncer colorrectal - abc

Salchichas, hamburguesas y bacon, en el grupo de carcinógenos del tabaco y el diésel

La OMS incluye la carne procesada en el grupo 1 de sustancias que producen cáncer y la carne roja en el 2 como «probable cancerígeno»

Actualizado:

La agencia que investiga los riesgos del cáncer de la Organización Mundial de la Salud, la IARC, ha clasificado la carne roja como un «probable cancerígeno», y como «cancerígeno» a la carne procesada, una denominación que incluye desde las salchichas al beicon, pasando por los embutidos y las lasañas precocinadas o las hamburguesas.

En la nueva clasificación de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, la carne roja (ternera, cerdo, caballo, cabra o cordero) formaría parte del grupo 2A, donde se incluyen sustancias presentes en herbicidas. Pero la carcinogeidad de la salchichas, beicon y embutidos y toda la carne sometida a un proceso industrial se incorpora al grupo que, sin ambagages, se consideran «cancerígenos para los humanos» por su elevado riesgo para producir cáncer de colon y recto. En el grupo 1, donde se incluye la carne procesada, hay productos tan peligrosos para la salud humana, como el tabaco, las partículas contaminantes diésel o el amianto.

¿Quiere decir esto que comer carne procesada es tan peligroso como el consumo de tabaco y el amianto? La agencia de la OMS asegura que su clasificación no quiere decir que sean igualmente peligrosos. «Las clasificaciones de la IARC describen la fuerza de la evidencia científica sobre un agente de ser una causa de cáncer, más que de evaluar el nivel de riesgo», intenta aclarar la agencia en su informe.

Revisión de diez países

A esta conclusión se ha llegado después de una revisión exhaustiva en la literatura científica en el que han participado expertos de diez países. Su conclusión es que por cada porción de 50 gramos de carne procesada a diario se eleva el riesgo de sufrir un cáncer colorrectal en un 18%.

Aunque se ha observado este vínculo principalmente para el cáncer colorrectal, también se ha visto cierta relación entre el cáncer de páncreas y el de próstata.

El riesgo aumenta con la cantidad

«Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida», dijo el doctor Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías de la IARC. «En vista del gran número de personas que consumen carne procesada, el impacto global sobre la incidencia del cáncer es de importancia para la salud pública», añadió.

El Grupo de Trabajo de la IARC consideró más de 800 estudios que investigaron asociaciones para más de una docena de tipos de cáncer con el consumo de carne roja y de carne procesada en muchos países y poblaciones con dietas diversas. La evidencia más influyente provino de grandes estudios de cohorte prospectivos realizados en los últimos 20 años.