Esto podría suponer que se dispensaran fármacos no sujetos a prescripción médica en tiendas
Esto podría suponer que se dispensaran fármacos no sujetos a prescripción médica en tiendas - isabel permuy

Competencia quiere que los súper vendan medicamentos que no exijan receta

Actualizado:

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) propone, para liberalizar el sector de la farmacia, la venta de algunos medicamentos por internet, siempre y cuando la dispensación se lleve a cabo por un técnico competente. Competencia agita el fantasma de la apertura a más establecimientos, lo que podría derivar en la dispensación de fármacos no sujetos a prescripción médica en las estanterías de los supermercados.

De acuerdo con el estudio de 152 páginas publicado ayer que analiza el mercado de distribución minorista de medicamentos en España, la CNMC aconseja que se vendan fármacos no sujetos a prescripción médica en sitios web, así como en más establecimientos que no sean las boticas, como las grandes superficies comerciales. Según el informe, esto iría contra la regulación actual de las farmacias en España, que impone «restricciones de acceso, propiedad y ejercicio de la actividad de la distribución minorista» de medicamentos, que tienen «impacto negativo» sobre la competencia, perjudican tanto a pacientes como a consumidores, incrementan el coste de aprovisionamiento del sector público y reducen el bienestar.

La propuesta de Competencia se enmarca en sintonía con campañas como «No es sano», que presentaron justo ayer varias organizaciones, entre ellas la OMC, Salud por Derecho y Médicos del Mundo. La directora de Salud por Derecho, Vanessa López, denunció la falta de «transparencia» que pesa sobre el precio real de la compra de fármacos en el laboratorio por parte del sistema público y pidió dar más luz al sistema opaco de publicidad, tal y como suscribe Competencia.

La CNMC analiza las restricciones impuestas por la regulación vigente (Ley 16/1997, de 25 de abril, de Regulación de Servicios de las Oficinas de Farmacia) y propone eliminar el requisito de que los propietarios y titulares de oficina de farmacia sean exclusivamente boticarios colegiados. Además, también pretende ampliar la propiedad de más de una oficina. Entre sus consejos, Competencia pide eliminar restricciones que afectan a los horarios y publicidad de las oficinas de farmacia y a los requisitos en los concursos de méritos para la apertura de más farmacias.

En defensa del modelo

El Ministerio de Sanidad salió al paso de estas peticiones con una defensa cerrada del actual modelo de farmacia. Para el Gobierno, la medida de venta propuesta por la CNMC «supondría un importante riesgo para la salud de los ciudadanos». No está garantizada, dicen desde el ministerio, la asistencia profesional y se fomentarían en consecuencia prácticas fraudulentas, como la venta de productos falsificados, que en países como EE.UU. es un problema que afecta al 1% de los medicamentos dispensados.

El modelo español, vigente desde hace más de tres décadas, establece que para ser titular de una oficina de farmacia hace falta ostentar la condición de farmacéutico, y la propiedad de estas está regulada por las autonomías y la legislación estatal. Para Sanidad, con estas exigencias se garantizan una atención farmacéutica de calidad y «la protección de la salud por encima de cualquier otro interés». El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) se abonó a esa defensa y dijo que el sistema actual logra que el 99% de la población disponga de una farmacia en su lugar de residencia.