Estatua de Zurbarán en la Plaza de Pilatos. En el pedestal, la Torre de Espantaperros
Estatua de Zurbarán en la Plaza de Pilatos. En el pedestal, la Torre de Espantaperros - RAÚL DOBLADO
LA ASOCIACIÓN AMIGOS DE BADAJOZ SE DIO CUENTA

El «D.N.I.» de Zurbarán que el Ayuntamiento equivocó

Turismo ha tenido que rectificar datos erróneos del catálogo de monumentos

SEVILLAActualizado:

Ya han sido rectificados pero durante mucho tiempo los datos del catálogo municipal sobre la estatua de Zurbarán que luce en la Plaza de Pilatos de Sevilla han estado equivocados. Fue la asociación Amigos de Badajoz la que se dio cuenta y enseguida se lo hizo saber al Ayuntamiento con fundamentos históricos y bibliográficos.

El Ayuntamiento de Sevilla dispone de un catálogo de monumentos y fuentes desarrollado, en principio, para uso interno.

Sin embargo, su publicación en internet con las fichas que contiene la descripción del bien ha posibilitado que la citada asociación se percate de los errores, los cuales surgen de un libro publicado por el propio Ayuntamiento de Mercedes Espiau, según señala Manuel Cienfuegos, de Amigos de Badajoz.

La estatua en cuestión, que está en la Plaza de Pilatos, es una obra de influencia cubista del extremeño Aurelio Cabrera que representa al pintor, también extremeño, de Fuente de Cantos, Francisco de Zurbarán. Tiene dos réplicas más que salieron del mismo molde, una en la ciudad natal de artista, y otra, en Badajoz.

Según relata Cienfuegos, la ficha del catálogo del monumento tenía tres errores. El primero es que el promotor de la idea no es el Ateneo de Sevilla, como rezaba en el catálogo sino que parte de extremeños y, principalmente, del catedrático Enrique Real Magdaleno, que buscó financiación en la capital andaluza y en ciudades que tuvieran relación con el célebre pintor. «Fundamentalmente —sigue Cienfuegos— la colonia extremeña fue la más activa en la consecución de fondos también fuera de Sevilla si bien colaboraron entidades como el Ateneo de Sevilla, la Unión Gremial de Sevilla o el Círculo Mercantil».

Otro dato que estaba equivocado y que también ha rectificado el Ayuntamiento es que la estatua no se inauguró en 1929. Fue años más tarde ya que, según Cienfuegos, por falta de liquidez no pudo terminarse a tiempo para ser expuesta frente al pabellón extremeño y hubo que esperar a mayo de 1932, contando para su instalación con mano de obra financiada por el Ayuntamiento de Sevilla.

La tercera equivocación y quizás la que más ha dolido a los Amigos de Badajoz es que la figura del pedestal no es la Torre del Oro como constaba en el catálogo antiguo sino la Torre de Espantaperros, «icono de la ciudad de Badajoz, lo más importante para un badajocense», apostilla Manuel Cienfuegos.

De las tres estatuas existentes, la única que tiene el pedestal diseñado por el propio escultor Aurelio Cabrera, es la de Sevilla. Todos y cada uno de los detalles que aparecen en el pedestal tienen un significado para el escultor que él mismo los describió en el periódico «La Libertad» de Badajoz el 19 de Octubre de 1932 en la pág. 2.

«La creencia generalizada en Sevilla es que uno de los relieves del magnífico pedestal de la estatua es la Torre del Oro de Sevilla cuando en realidad el mismo autor describe que es la Torre de Espantaperros de Badajoz que puede apreciarse claramente al tener adosada el edificio de la Galera. En las otras caras del pedestal, se encuentran la Puerta de la Macarena, el escudo de Fuente de Cantos y una reproducción del cuadro “El Milagro de Casilda”».

La asociación Amigos de Badajoz agradece a la Concejalía de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo y a los funcionarios intervinientes, el interés y la buena disposición que han mantenido durante todo este proceso de verificación documental para corregir los errores.