Actualidad

Zoido pide unidad a los concejales del Partido Popular de Sevilla para «volver a ganar»

El ministro del Interior visitó ayer el Ayuntamiento para despedirse oficialmente y recibió un homenaje de sus compañeros en el restaurante La Raza

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el alcalde, Juan Espadas, en la Plaza Nueva - Raúl Doblado
Alberto García Reyes Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Fue durante una comida con los concejales y asesores del PP con los que ha trabajado durante los últimos años. Sus excompañeros le organizaron una sorpresa en el restaurante La Raza para poder despedirse de él tranquilamente después de su nombramiento como ministro del Interior, un ascenso político que le obliga a pasar página de una de las etapas más importantes de su vida: Sevilla. En mitad del almuerzo, Juan Ignacio Zoido tomó la palabra y mandó a todos los ediles un mensaje diáfano: «Sé lo que está pasando, pero os pido unidad porque ése es el único camino para volver a ganar el gobierno de Sevilla».

Las diferencias entre las dos corrientes han comenzado a diluirse, aunque los movimientos que se produzcan en los próximos días para reorganizar el grupo municipal serán claves en la firma de la paz definitiva. La palabra de Zoido vale ahora mucho más porque su posición de fortaleza es incuestionable. Eso lo admiten sin oposición los miembros de la corriente alternativa. Pero todos esperan que se lleve a Madrid a algún concejal y que esos cambios obliguen a rediseñar la estructura municipal hasta el punto de dar opciones de liderazgo a cualquiera de los que se han postulado.

Zoido no quiso ayer entrar en ese debate y se limitó simplemente a enviar el mensaje de unidad que tenía previsto y a recordar viejos tiempos con sus ya excompañeros en una jornada en la que visitó todos los despachos del Ayuntamiento para despedirse, uno por uno, de cada funcionario municipal y de cada cargo político. Con el alcalde, Juan Espadas, mantuvo un encuentro cortés en el despacho principal en el que aprovecharon para tocar algunos temas de la ciudad. Y antes de marcharse se dirigió también a los periodistas que cubren habitualmente la información local, de los que se despidió de forma personal, y respondió a varias preguntas de actualidad. Pero no quiso ahondar en ninguna cuestión. Ni los proyectos del Estado para Sevilla ni sus primeros movimientos en el Ministerio. El exlíder del PP municipal se limitó a dar los titulares que tenía previstos y a saludar. El mensaje más importante que traía pensado era en clave interna y se lo guardaba para el momento en que pudiera estar a solas con los suyos. Fue en La Raza. Unidad fue la palabra escogida. Porque las reformas en elPP local todavía no han terminado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios