Actualidad

Zoido, De Llera, Holgado: De los tribunales sevillanos a la cúpula política

Los actuales cargos políticos se nutren de jueces y fiscales procedentes del Prado de San Sebastián

José Manuel Holgado y Juan Ignacio Zoido - ABC
MERCEDES BENÍTEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Los juzgados sevillanos no sólo son una fuente inagotable de noticias (allí se han investigado numerosos casos de corrupción o tremendos sucesos) sino que también parecen ser la plataforma de lanzamiento de un buen número de juristas ahora situados en la cúpula política.

De los juzgados hispalenses salió el actual ministro del Interior y exalcalde de Sevilla. Juan Ignacio Zoido fue probablemente uno de los primeros juristas que dio el salto a la política. Fue decano de los jueces durante cuatro años entre 1992 y 1996. Desde el Prado pasó a ser director general de Relaciones con la Administración de Justicia. Y comenzó su carrera política.

El flamante ministro de Interior ha hecho otro fichaje que también proviene del Prado de San Sebastián (donde se ubican los tribunales). De allí procede José Manuel Holgado Merino, el nuevo director general de la Guardia Civil que, pese a su origen salmantino (nació en El Cubo de Don Sancho) ha desarrollado la mayor parte de su carrera judicial en Sevilla donde hasta su nombramiento era miembro de la sección III de la Audiencia Provincial.

José Manuel Holgado Merino

Holgado Merino, un magistrado de los que se para a hablar amistosamente con los periodistas, fue ponente de la sentencia que hizo firme la absolución de el Cuco (el menor implicado en la desaparición de Marta del Castillo). También perteneciente a la Asociación Profesional de la Magistratura, ha trabajado en una sala que, entre otros cometidos, resuelve los recursos de los delitos cometidos por menores. El nuevo director general de la Guardia Civil también se postuló como decano de los jueces cuando su actual jefe, Juan Ignacio Zoido, dejó la judicatura aunque finalmente el elegido fuera otro juez, Andrés Palacios.

Emilio de Llera

Entre las filas socialistas también hay varios representantes de la judicatura metidos en política. Ahí se encuentra Emilio de Llera, el consejero de Justicia que, antes de ser designado por el expresidente José Antonio Griñán, fue durante décadas fiscal. El titular de Justicia (nacido en Badajoz) ejerció sus tareas como miembro del Ministerio Público desde el año 1979 pasando por diferentes responsabilidades en la Fiscalía de Sevilla, donde también fue uno de los aspirantes al puesto de fiscal jefe cuando se marchó Alfredo Flores. De Llera, un político muy dado a hacer polémicas declaraciones, también sonó para un cargo en el Tribunal Supremo antes de entrar en la Junta de Andalucía en el año 2012 en un cargo que sigue ejerciendo con la presidenta actual Susana Díaz.

En segunda línea política también hay otro gran número de juristas procedentes de los tribunales sevillanos. En el equipo del consejero de Justicia, está la secretaria general para la Justicia, Mercedes Fernández Ordóñez, juez de lo penal hasta que fue llamada por De Llera. En la subdelegación del Gobierno en Sevilla, hay otro nombre relacionado con los juzgados hispalenses. Felisa Panadero, secretaria judicial, también ejerció su carrera en algunos destinos de los juzgados sevillanos.

Todos tienen un denominador común, dieron el salto del judicial al ejecutivo

Igualmente hay otros cargos ocupados por personas del gremio. La presidenta del Observatorio de Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial, María Ángeles Carmona, sigue compatibilizando su puesto en el máximo órgano de poder de los jueces, en el que algunos nombres son designados por los grupos políticos, con su trabajo como secretaria judicial en un juzgado de violencia de género en Sevilla.

Otros nombres son Antonio Dorado, que fue nombrado secretario general de la Administración de Justicia con Rafael Catalá y que también es secretario judicial en Sevilla (desde donde pasó al CGPJ). O mirando atrás incluso Pedro Izquierdo, hoy de nuevo en la Audiencia de Sevilla, como presidente de la sección I tras haber ejercido varios cargos en la Consejería de Justicia. Todos tienen un denominador común, dieron el salto del judicial al ejecutivo. Todos saben lo que cuesta un café en los alrededores del Prado de San Sebastián, donde trabaja la judicatura sevillana.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios