PROTESTA VECINAL

Los veladores no dejan espacio para la convivencia en el entorno de la calle Feria

La asociación vecinal La Revuelta denuncia la invasión de veladores en el entorno del mercado de abastos

Veladores de la plaza Calderón de la Barca, junto al mercado de abastos de la calle Feria
Veladores de la plaza Calderón de la Barca, junto al mercado de abastos de la calle Feria - RAÚL DOBLADO

La plaza Calderón de la Barca, situada entre el mercado de abastos de la calle Feria y el Palacio de los Marqueses de la Algaba es, desde hace más de dos años, un «punto negro» de veladores para la asociación vecinal La Revuelta. Así lo reflejaron en el activo blog que la entidad tiene en internet, La Mirada Revoltosa, y, según señaló ayer Soraya Salas, portavoz de la asociación, «sólo a raíz de la repercusión de estas publicaciones, hemos conseguido que los veladores se acoten al espacio que estableció el Ayuntamiento en la correspondiente licencia, que, aun así, reduce en más de la mitad el espacio público del que disponíamos antes».

Salas, en este sentido, recuerda cómo era la plaza Calderón de la Barca antes de la «invasión» de veladores. «Al tratarse de una zona peatonal, con la tranquilidad de no haber tráfico, traíamos a nuestros hijos a jugar. Era una zona de encuentro vecinal que fue muy disfrutada». Sin embargo, a juicio de la portavoz de la asociación, se ha convertido en un espacio «privatizado» como ocurre actualmente en la plaza de los Terceros o Santa Marta. Así, asegura que, ante la pasividad municipal, los veladores han ido ocupado todo el espacio, colocándose en función de la sombra y esparcidos por toda la plaza. Asimismo, afirma que en «varias ocasiones» citaron a los propietarios de los establecimientos para tratar este asunto sin que finalmente se presentaran a las reuniones.

Soraya Salas, portavoz de la asociación La Revuelta
Soraya Salas, portavoz de la asociación La Revuelta- R. DOBLADO

No obstante, la queja de estos vecinos no tiene como fin la eliminación total de los veladores, «lo que queremos es que se respeten los espacios públicos, que se pueda seguir disfrutando de ellos sin pagar para estar sentado, porque en muchas de estas plazas incluso se han eliminado bancos para colocar veladores». En cuanto a las licencias, dicen que «rara vez se cumplen. Está muy consentido el que se incumpla cuando la propia ordenanza de veladores establece que cuando hay un conflicto entre la invasión de un espacio público por veladores y el disfrute de dicho espacio, se debe priorizar los intereses del ciudadano».

Para esta asociación vecinal, las plazas son espacios de convivencia, lugares donde compartir y relacionarse de otra manera, «pero este proceso de invasión se ha convertido en un depredador de las relaciones vecinales en el barrio». Por eso, proponen la organización de mesas de diálogo en el que estén presentes vecinos, propietarios de los negocios y una representación de la Administración. «Nuestra idea es que en esas mesas se nos escuche y se tengan en cuentan las distintas opiniones, para que se puedan armonizar todos los intereses que están en juego», manifestó Salas, quien añadió que «estas reuniones se deben alejar de las que ahora lleva a cabo Participación Ciudadana: una pantomima donde lo único que tiene de participación es el nombre».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios