Actualidad

Tres testimonios de vida que llegan al corazón en «Lo que de verdad importa»

Los relatos de Caroline Larsson, David Moreno y Paco Arango invitaron ayer a reflexionar a los más de 1.200 jóvenes que siguieron en Fibes el congreso «Lo que de verdad importa»

Los tres protagonistas del congreso
Los tres protagonistas del congreso - ROCÍO RUZ
P. GARCÍA Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

A ritmo de rap, y con el mensaje de energía y superación que el dúo Popeye y Jari lanzó al auditorio, arrancó ayer en Sevilla una nueva edición, la octava ya, del congreso «Lo que de verdad importa» que logró no dejar indiferente a nadie. Fueron más de 1.200 jóvenes, fundamentalmente de Bachillerato y universitarios, los que secundaron en Fibes el llamamiento que el artista Haze, presidente de honor de este encuentro, les hacía a primera hora de la mañana con objeto de que tuvieran «lucidez para abrir los ojos del corazón» porque la «actitud» resulta esencial para afrontar la vida. Valores como la superación, el emprendimiento y la solidaridad llenaron el escenario encarnados en tres nombres propios.

Caroline Larsson

Caroline Larsson
Caroline Larsson- ROCÍO RUZ

Ayudada de una muleta, la joven sueca de 28 años de edad Caroline Larsson fue la primera en tomar la palabra. «Estoy muy feliz de estar en Sevilla», dijo a modo de saludo en español, para proseguir su relato en inglés. Esta golfista profesional sufrió un mazazo en su vida cuando hace seis años le diagnosticaron un cáncer por el que tuvieron que amputarle la pierna derecha. «Tenía que creer en mí porque el futuro era incierto», comentó la deportista, sin duda alguna la más reclamada por los jóvenes, en el descanso del encuentro, para fotos y selfis en grupos.

Pero antes de la enfermedad, Caroline tuvo que afrontar la prueba que supuso para ella un terremoto que le tocó vivir en Nueva Zelanda. «A veces, cuando tienes experiencias extremas, aprendes muchas cosas», advirtió, para continuar con el relato de su operación, los miedos que le embargaron, el apoyo que recibió de sus familiares y amigos... «¿Sabéis que los sueños pueden ser lo más importante en nuestros peores momentos?». Para ella lo fue, pues se propuso volver a practicar el golf y lo consiguió. Un buen día «tiré la muleta al suelo, me subí en mi única pierna e hice el swing más poderoso de mi vida». «Puede que suene a tópico —añadió— pero sólo hago cosas que amo», confesó la joven, haciendo hincapié en lo positivo de encontrar «el equilibrio personal» y la alegría para afrontar las dificultades, mientras se sucedían imágenes suyas practicando golf con pierna ortopédica y sin ella. «Para mí lo que de verdad importa es el amor. Plantéate qué puedes hacer para devolver todo lo bueno que te den en la vida».

David Moreno

David Moreno
David Moreno- ROCÍO RUZ

Con David Moreno los más jóvenes pudieron ver materializado el empuje y la valentía del espíritu emprendedor. Su testimonio fue el de uno de los cuatro impulsores, junto a su hermano y dos amigos de Alicante, de la firma de diseño de gafas de sol Hawkers, que ha llegado a lo más alto gracias a imaginativas estrategias de marketing online y viral. En la actualidad han vendido más de un millón de gafas y su equipo sigue creciendo a nivel internacional.

Los comienzos con pocos recursos, la insatisfacción y arrojo que demostraron para lograr su objetivo —«me creo capaz de hacer cualquier cosa, sólo tengo que saber cómo»—, fueron puestos en valor con desenfado por David, quien tiene claro que «la ventaja competitiva consiste en ser tú mismo, pues eso simplifica las cosas». Y lo puso de manifiesto citando ejemplos de las iniciativas que estos jóvenes emprendedores han protagonizado, como la de llegar a ser patrocinadores de Los Ángeles Lakers. «Hay que ir a por todas, nosotros mismos diseñamos nuestro futuro», indicó convencido, al igual que cuando fue preguntado por lo que de verdad le importa: «Me quedo con las personas que quiero, mi familia y amigos pues, al final, eso es todo».

Paco Arango

Paco Arango
Paco Arango- ROCÍO RUZ

El congreso llegó a su fin con una historia envuelta de emoción y solidaridad. El director, guionista y productor Paco Arango supo tocar el corazón de los presentes explicando lo que le llevó a crear en 2005 la Fundación Aladina con el fin de mejorar las condiciones de niños y adolescentes con cáncer. «Quería donar mi tiempo, porque he tenido mucha suerte en la vida».

La toma de contacto con pequeños afectados por esa enfermedad en el hospital Niño Jesús dio un vuelco a su existencia y la cambió por completo. «Tuve un impacto tremendo cuando Santi, un amigo mío de 8 años, falleció». «Cómo seguir con tu vida viendo todo aquel dolor fue muy duro, pero me di cuenta de que ambas realidades eran necesarias», reconoció el promotor de la Fundación Aladina, que cumple ahora su décimo aniversario. Lejos de amedrentarse, Arango se implicó totalmente para avanzar en su propósito y en 2011 debutó como director de cine con «Maktub», un film inspirado en la historia de un adolescente con cáncer que conoció. «Trabajando con niños te pasan cosas increíbles», afirmó, tras desvelar cómo aquella película llegó a ser un éxito, de forma que pudo destinar el primer medio millón de recaudación a las mejoras del hospital Niño Jesús, al que proyecta dotar ahora de una UCI pediátrica. Su próxima apuesta será una nueva película sobre un hombre común que tendrá el don de curar. En España se titulará «Lo que de verdad importa», será realidad en enero y tendrá carácter 100% benéfico.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios