Actualidad

Los tres bandos del PP en el Ayuntamiento de Sevilla

La marcha de Zoido obliga a iniciar un proceso de sucesión en el que hay tres corrientes: los zoidistas, los críticos y los neutrales. Así está en estos momentos el palomar de la Plaza Nueva

Gregorio Serrano, Juan Ignacio Zoido y Beltrán Pérez, en el último Pleno del Ayuntamiento
Gregorio Serrano, Juan Ignacio Zoido y Beltrán Pérez, en el último Pleno del Ayuntamiento - Rocío Ruz
Alberto García Reyes Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

La reestructuración del PP en el Ayuntamiento de Sevilla tras la marcha de Juan Ignacio Zoido a Madrid como ministro del Interior plantea una situación insólita. Ahora los populares tienen que designar a su portavoz municipal, un puesto que históricamente había recaído sobre el cabeza de lista, pero en este caso el número uno de la papeleta es quien se va y, además, la lista salta hasta el cuarto puesto, ya que también renunciaron al principio del mandato los independientes Asunción Fley —que regresó a su puesto como funcionaria por incompatibilidad para poder compaginar ambas funciones— y Javier Landa —que está al frente de la Zona Franca—, por lo que la persona que técnicamente encabeza la lista en estos momentos es la número 4, María del Mar Sánchez Estrella. Oficialmente no se descarta que la responsabilidad de comandar el grupo recaiga sobre ella, que además estaría dispuesta a asumir ese papel, pero hay otros movimientos activados que también son novedosos. Las opciones son dos: elegir un portavoz de transición hasta que se fiche a un candidato fuera de la actual lista o tratar de proyectar a alguno de los actuales para que pueda presentarse a las elecciones en 2019. Y esta situación abre dos bandos. Entre los componentes de la papeleta actual, muchos coinciden en que el más preparado para dar ese salto es Beltrán Pérez, pero su participación en la corriente crítica encabezada por Javier Arenas y Virginia Pérez en los últimos meses le ha debilitado mucho ante los órganos oficiales del partido, dirigidos en Madrid por María Dolores de Cospedal, cuyo brazo en Sevilla está formado por el actual presidente, Juan Bueno, el alcalde de Tomares, José Luis Sanz, y el ya ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Para los miembros del PP afines al grupo oficialista, la estrategia se ha producido fuera de tiempo y con compañeros de viaje equivocados. Pero los críticos piensan seguir adelante con su plan apelando al reglamento interno, que técnicamente recoge que el portavoz municipal se elige entre los propios concejales del Ayuntamiento y luego el comité ejecutivo provincial del partido lo ratifica. Habitualmente, todos los ediles se pliegan a lo que dice el cabeza de lista. Pero como ya ese líder no está…

Beltrán Pérez ha mostrado ya ante sus compañeros sus legítimas aspiraciones a hacerse con el mando y pretende someter a votación la decisión: o la propuesta de Zoido o la suya. El exalcalde tiene que estudiar ahora cómo recompone el grupo antes de volar definitivamente. Tiene que decidir si su jefe de gabinete, José Miguel Luque, le acompaña a Madrid o se queda en Sevilla para encargarse de evitar las disensiones internas. Y también tiene que proponer al portavoz que le sustituirá. De momento, quien hace estas labores es Gregorio Serrano, a quien Zoido designó cuando fue elegido diputado por Sevilla para que ejerciera como portavoz adjunto durante el tiempo que él tuviera que estar en Madrid. Ahora hay que dilucidar entre Serrano como hombre de transición hasta que se elija un candidato, probablemente externo, u otro de los miembros de su corriente, entre los que podrían estar Curro Pérez o la propia María del Mar Sánchez Estrella, que se ha mantenido neutral durante estos meses aunque se ha dejado ver varias veces en las reuniones de los críticos. Si hubiera votación, algo que los órganos del partido consideran una afrenta a quien acaba de ser designado ministro del Gobierno de España, la situación actual es la siguiente.

Los «zoidistas»

Los concejales que apoyarían la propuesta de Zoido con toda seguridad y que se mantienen cien por cien fieles a él son Lola de Pablo-Blanco, Gregorio Serrano, Curro Pérez, Ignacio Flores y Amidea Navarro.

Los «beltranistas»

Los que votarán a favor de Beltrán Pérez, además de él mismo, son Evelia Rincón, José Luis García y Pía Halcón. Cinco a cuatro a favor de Zoido. Y quedan tres: el que tiene que sustituirlo en la lista y dos que durante todo este tiempo no se han decantado.

Los neutrales

Los neutrales son la citada Sánchez Estrella y Alberto Díaz, el exjefe de gabinete de Zoido que incluso estuvo ayer en su toma de posesión. Díaz también ha escuchado a los críticos y su posición no es clara. Con respecto al que se incorpora, el siguiente de la lista es Jaime Ruiz, otro «zoidista». Sin embargo, los «beltranistas» no creen que vaya a aceptar el acta porque perdería dinero dejando su puesto de trabajo en el Tribunal de Cuentas, por lo que pasaría al siguiente, Rafael Belmonte, uno de los hombres de confianza de Pérez. En el lado oficialista, no obstante, se insiste en que Jaime Ruiz entrará.

Por lo tanto, en estos momentos no le saldrían los números a Beltrán Pérez, que tampoco se sometería a un plebiscito si no tuviera garantías de éxito para no quemarse del todo en esta jugada. Así que la transición la comandará Zoido, que, por cierto, probablemente habría elegido a Beltrán si no se hubieran producido movimientos previos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios