Una ciclista en pleno Parque de María Luisa
Una ciclista en pleno Parque de María Luisa - ROCÍO RUZ
PARQUES Y JARDINES

Un tercio de los árboles del Parque de María Luisa presenta riesgo «alto» o «severo» por caídas

El Ayuntamiento licita un contrato de 712.000 euros para podas intensivas o apeos de más de 800 ejemplares del principal espacio verde de la ciudad

SEVILLAActualizado:

El Ayuntamiento de Sevilla acaba de dar luz verde estos días, mediante la licitación, a un contrato por el que se invertirán más de 712.000 euros para actuar cuanto antes sobre el arbolado del Parque de María Luisa ante el riesgo que presenta prácticamente un tercio de los ejemplares de este espacio verde emblemático de la capital andaluza después de los últimos estudios realizados por el área de Parques y Jardines. Esos análisis, incluidos en la memoria del contrato, concluyen que casi 800 árboles del Parque (un 30%) sufren actualmente un deterioro que supone un riesgo serio para los viandantes, bien por su estructura completa o bien por su ramaje, de ahí que tenga que actuarse con rapidez para evitar males mayores.

El propio pliego de condiciones, al que ha tenido acceso ABC, recalca ese peligro. «En el arbolado del Parque de María Luisa —se indica—, al igual que en otras zonas de la ciudad, se viene observando la frecuencia con que suceden múltiples caídas de árboles y ramas con secuelas de daños al patrimonio propio y de los particulares, y lo que es mucho más grave, en ocasiones de lesiones a las personas. Ello ha puesto de relieve la delicada situación del arbolado teniendo en cuenta además la importancia de las funciones, el estado y la cantidad de árboles de Sevilla. Detectada la situación, de manera inmediata se puso en marcha la revisión de la totalidad del arbolado, para detectar aquellos ejemplares con mayor peligro potencial por caída de ramas o de árboles completos».

Dentro del denominado Plan de Gestión del Riesgo del arbolado de la ciudad, se ha realizado una evaluación del riesgo «individualizado y completa» de los árboles ubicados en el Parque de María Luisa, debido a que «en su mayoría se trata de un arbolado de gran porte, ubicado en lugares de gran afluencia de público y por consiguiente prioritario en cuanto a su análisis y toma de medidas para la disminución y/o eliminación de riesgos en las personas y bienes». Según esos estudios que se han realizado, un tercio de los ejemplares sufre en estos momentos un «riesgo importante» o un «riesgo severo» (las dos escalas superiores del análisis de los técnicos) de que se desprenda alguna de sus ramas o de caer incluso al completo. Mediante esta adjudicación, que se realizará antes de que acabe el año para comenzar las actuaciones en enero, se van a realizar podas intensivas en buena parte de lo mismo, mientras que otra parte menor será talada al presentar un riesgo global y no sólo del ramaje.

El contrato se ha encarecido por varios aspectos que se señalan en el pliego. De un lado, «las características del arbolado, descritas en el punto anterior, implican que las actuaciones de poda y eliminación de los árboles sobre los cuales se pretende actuar precisen de medios mecánicos especiales y mano de obra muy especializada (en un alto porcentaje requerirá operar mediante técnicas de trepa para podas y apeo controlado de restos), no disponiendo de la maquinaria y mano de obra descrita actualmente en el Servicio de Parques y Jardines». Por otra parte, el documento municipal expone que «la falta de medios y consignación presupuestaria de años anteriores» han conllevado a la mayoría de los árboles del inventario necesiten podas muy importantes.