Las jóvenes en los jardines del Cristina y en la Puerta Jerez - ABC
Escándalo en la Puerta Jerez

Se subieron al coche «por la cara» y posaron desnudas

El Ayuntamiento de Sevilla estudia si hubo escándalo público en el caso de las jóvenes desnudas en el Cristina y se plantea llevarlo a la Fiscalía

SEVILLAActualizado:

Se subieron al coche «por la cara». No pagaron ni pidieron un paseo. Y se sentaron rápidamente para hacerse la foto. Todo en pocos minutos. Así relatan los cocheros de la Puerta Jerez lo ocurrido el pasado sábado cuando dos jóvenes protagonizaron una sesión de grabación desnudas y en actitudes obscenas por el centro histórico.

Unas fotos y un vídeo que han corrido por chats y redes sociales y que han obligado a la Policía local a abrir una investigación que ayer mismo pasó a la subdelegación del Gobierno para ponerla en manos de la Policía Nacional. El Ayuntamiento estudia trasladar el asunto a la Fiscalía por si fuera constitutiva de delito de escándalo público. Aún no ha localizado a los «productores» de la grabación y las fotos pero, en cualquier caso, desde el Ayuntamiento se insiste en que no tenían licencia de ocupación de la vía pública, algo preceptivo para rodar en las calles de la ciudad.

Aunque la Policía ya había localizado al cochero, sus compañeros decidieron protegerlo y guardar su anonimato. Alegan que no fue responsable y no medió pago alguno. Es decir, que el cochero no cobró por dejar que las jóvenes se subieran al carro ni les dio un paseo con ellas desnudas. Algo en lo que también coinciden otras fuentes de la investigación.

Ayer en la parada de carruajes de la Puerta Jerez sólo había un tema de conversación: las fotos. Según cuentan, el episodio se produjo el sábado a media tarde cuando las dos jóvenes aparecieron en la parada de la Puerta Jerez. A partir de ahí, los testimonios varían. Unos dicen que no pidieron permiso para hacerse una foto y aprovecharon que el dueño del carro tomaba café y otros aseguran que se lo pidieron aún vestidas y luego se desnudaron raudas. Se subieron al carro, se sentaron y posaron en actitud provocativa mientras su cómplice, el fotógrafo, disparaba.

Fueron sólo minutos ya que, según los otros cocheros y por la duración del vídeo, todo acabó cuando el cochero se percató del desnudo de las jóvenes que estaban sentadas en su carro y las conminó a bajarse. Los testigos también dicen que eran extranjeras y no hablaban castellano.

No hubo ningún incidente más allá del enojo del cochero. «Se aprovecharon de la confianza del compañero», dijeron. «Mucha gente nos pide hacerse fotos y no hay problemas», recalcaban insistiendo en que no habrían consentido que se hicieran esas fotos mientras pasaba el público. En una de esas grabaciones, mientras las jóvenes posan en lo alto del carruaje, se ve al fondo varias personas ataviadas como para ir de boda.

Otros hicieron más vídeos con sus móviles, según uno de los propietarios de los coches cuya versión contrasta con la del que insiste en que «le cogieron las vueltas» al dueño y bromeaban con los problemas conyugales que el asunto podía causarles. Sea como sea, el Ayuntamiento seguirá investigando las misteriosas grabaciones. Un asunto que los cocheros ven negativo para el sector. Y para la ciudad.