Actualidad

Los solares más cotizados de Sevilla reviven con proyectos que suman más de mil viviendas

Monthisa, Insur, Solvia y promotoras de fondos extranjeros reaniman la construcción residencial

LUIS MONTOTO Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Llevaban años luciendo grandes carteles descoloridos con el logotipo de empresas desaparecidas. La imagen virtual de aquellas fallidas promociones con viviendas de lujo contrastaba con la realidad de los jaramagos y la basura acumulada durante un lustro. Sin embargo, la crisis y la enorme complejidad legal generada por la quiebra de sus antiguos propietarios solo los habían dejado en barbecho. Con la lentitud que caracteriza al nuevo ciclo inmobiliario, estas joyas aparentemente olvidadas han vuelto a la vida de la mano de nuevos actores. En apenas doce meses se han reactivado las principales iniciativas que quedaron en suspenso tras la caída de compañías como Novaindes, Navicoas o Habitat. Con algunas excepciones, los solares grandes, finalistas y con una buena situación ya han encontrado otro dueño. La muestra evidente de esta tendencia es que entre 2016 y 2019 saldrán al mercado más de 1.000 viviendas nuevas en zonas cotizadas de Sevilla.

¿Quién está detrás de estos proyectos? Los movimientos más espectaculares los ha protagonizado la promotora de origen murciano Monthisa, que en apenas diez meses ha encadenado cinco operaciones de compra de solares en los que construirá unas 350 viviendas. En febrero firmó un acuerdo con la sociedad Gestión de Inmuebles Adquiridos —perteneciente al grupo Unicaja— para promover 150 viviendas en Kansas City 36; un mes después le compró a Solvia (filial inmobiliaria de Banco Sabadell) el solar de Pagés del Corro 122, con capacidad para 52 pisos; en septiembre adquirió las naves de Correos en la calle Fernando Tirado (que albergarán entre 35 y 40 inmuebles)y firmó un acuerdo con la Sareb (más conocido como banco malo)para desarrollar el solar de la calle de la Florida, donde habrá otros 84 hogares.

El banco malo ha sido uno de los protagonistas del sector inmobiliario en Sevilla. Recibió activos de las entidades financieras nacionalizadas o en proceso de reestructuración y, a medida que ha clarificado su situación de los mismos, ha iniciado la promoción. Si en la Florida eligió a Monthisa, en Carretera de Carmona 43 designó a Solvia para revitalizar el solar en el que estuvo antiguamente Tysa Ford. Esta alianza se selló a fines de 2015 y las obras de esta promoción de más de 200 casas estarán terminadas en marzo de 2019. En paralelo, Solvia también lidera otro de los proyectos estrella en el centro: 30 casas en el edificio Puerta de Nervión, en la calle José Luis de Casso, frente al Estadio Sánchez Pizjuan.

Estos proyectos son distintos a los anteriores a 2007. La mayoría de estas promociones contemplan pisos grandes, con unos precios que no superan los 3.000 euros el metro cuadrado. Según los expertos del sector, actualmente la demanda de vivienda viene de la mano de familias consolidadas y con una situación económica estable, de ahí que el producto con mejores salidas sea con varios dormitorios. Como señaló el pasado viernes Ricardo Pumar, presidente de Inmobiliaria del Sur (Insur), «hoy en día solo tienen salida los proyectos con diseño, con soluciones innovadoras, con buenas calidades y a precios muy competitivos». Insur fue una de las primeras compañías en detectar este cambio de ciclo. A fines de 2013 adquirió el antiguo Cuartel de Intendencia y allí ya ha puesto en marcha Pineda Parque, un complejo residencial de tres torres de doce plantas y otras dos de ocho que albergará 158 viviendas (de tres, cuatro y cinco dormitorios con entre 140 y 228 metros cuadrados). En 2014 inició la construcción de Edificio Miraflores, en la avenida del mismo nombre, en un terreno comprado a Sareb donde está ultimando 64 casas.

Y el ultimo exponente de esta tendencia lo lidera Dospuntos (un grupo controlado por el fondo de inversión americano Värde Partners), que va a comenzar en breve la construcción de 87 casas en el solar que hay en la esquina entre la calle Enramadilla y la avenida de la Buhaira. Esta finca pertenecía originalmente a Pontegran (sociedad compartida por Osuna y San José). El nuevo edificio se llamará Forestier y tendrá 87 casas distribuidas en tres, cuatro y cinco dormitorios a diferentes alturas (también tendrá una serie de áticos).

Aún quedan proyectos pendientes, como el solar de Osuna en Juan de Mata Carriazo; las naves de la calle San Luis (una de las mayores bolsas de suelo sin edificar del centro histórico que pertenece a Sareb) o el suelo de Servihabitat al final de Torneo. Pero los grandes solares en la ciudad están casi agotados.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios