PRESUNTA VIOLACIÓN GRUPAL

Las semejanzas entre los dos casos de abuso sexual atribuidos a los jóvenes de Sevilla

Cuatro de los cinco jóvenes acusados de la violación en los Sanfermines, implicados en otro caso similar contra una chica en Pozoblanco

Los cinco detenidos por la violación de la joven madrileña, en los pasados Sanfermines
Los cinco detenidos por la violación de la joven madrileña, en los pasados Sanfermines - ABC

El juez que investiga la supuesta violación grupal en los Sanfermines por parte de cinco jóvenes sevillanos ha apreciado indicios de que cuatro de los cinco procesados por esos hechos abusaron sexualmente el pasado mayo de una joven de 21 años en la localidad cordobesa de Pozoblanco. Los investigados presuntamente grabaron los abusos con un móvil y compartieron uno de los dos vídeos en un chat. El magistrado sostiene que «existen serios indicios de que podrían haberse utilizado sustancias específicamente destinadas para provocar la inconsciencia de la víctima». Analizando ambos casos, caben destacar varias coincidencias importantes.

Los autores

La violación de Córdoba la realizó aparentemente el mismo grupo que la de Pamplona, salvo uno de ellos, que no acompañaba a sus amigos aquel día. Se trata del grupo de amigos de Sevilla, uno de ellos militar y el otro agente de la Guardia Civil.

El modus operandi

El modus operandi fue muy similar, aunque en el caso de Córdoba drogaron a la víctima y en el de Pamplona, no. Al parecer, en este nuevo caso los jóvenes utilizaron la conocida como «droga de la verdad», el burundanga, un potente narcótico que anula la voluntad de la persona que la inhala. Además, se valieron de la fuerza del grupo ante una chica sola.

Difusión por internet

Igual que en Sanfermines, uno de ellos grabó la agresión sexual con un teléfono móvil y difundió el vídeo por internet a través de dos chats. Esa faceta de «vanidad» por difundir las grabaciones a conocidos a través de la red se da en las dos ocasiones. Los presuntos autores de la violación en grupo en Pamplona el 7 de julio compartieron los hechos vía whatsapp con los amigos que no pudieron acudir a Sanfermines, según los documentos publicados.

La prueba principal

El vídeo es la principal prueba que corrobora lo declarado en la denuncia. Igual que en Pamplona, los autores se jactaban de lo que hacían en esta nueva grabación que los implica, la de Pozoblanco. Los teléfonos han servido para esclarecer muchas cosas en los dos casos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios