Los ventanales adornados con banderas de España que recibieron un botellazo la pasada madrugada
Los ventanales adornados con banderas de España que recibieron un botellazo la pasada madrugada - ABC
SUCESOS

Le rompen los ventanales de su casa en el Centro de Sevilla por «tener colgadas banderas de España»

Días antes le colocaron una pegatina con un texto en inglés que rezaba: «La bandera española me hace vomitar»

SEVILLAActualizado:

Un vecino del entorno de la Alameda de Hércules, en el Centro de Sevilla, ha denunciado ante la Policía Nacional haber sido víctima en su propio domicilio de una serie de actos vandálicos después de que haya decidido colocar varias banderas de España en su fachada.

Según consta en la denuncia presentada por Jesús Morejón a la que ha tenido acceso ABC, en la madrugada de este pasado jueves 12 de octubre los ventanales de su vivienda habrían sido violentados por el lanzamiento de objetos, causando el destrozo de uno de sus cristales. Para este sevillano la agresión estaría motivada por el hecho de haber engalanado su inmueble con enseñas nacionales.

«Spanish flag makes me throw it up»

Y es que este acto no habría sido el primer incidente sufrido por motivo de lucir las banderas, ya que según reza en la denuncia, el pasado sábado ya encontró una pegatina de color blanco en la puerta de entrada a su casa en la que, escrito a mano, se podía leer un texto en inglés que traducido viene a decir «La bandera española me hace vomitar».

Pegatina con la leyenda en inglés «La bandera española me hace vomitar»
Pegatina con la leyenda en inglés «La bandera española me hace vomitar»- ABC

Por entonces, la fachada de Morejón tan solo lucía una única bandera de apenas un metro en el balcón de su segunda planta. Pero lejos de achantarse ante la misiva escrita con cuidadas letras rojas en una etiqueta adhesiva, decidió colocar otros dos emblemas rojigualdas más, esta vez, en la tercera planta de su vivienda. «Es muy triste que un símbolo de democracia, prosperidad y libertad cause náuseas a ciertos sectores radicales de la sociedad», afirma el denunciante. Pero no podía imaginar lo que pasaría días después.

«Si te dan fatiga las banderas, ahora vas a vomitar más que el niño del chiste de Gandía», pensó Morejón antes de engalanar su fachada con otras dos banderas

Fue en la madrugada de este jueves 12 de octubre, coincidiendo con el Día de la Hispanidad, cuando sobre las 3.30 horas Jesús se desveló ante los ruidos de lo que parecía una «tertulia que se había montado debajo» de su casa. Era un grupo de entre cinco y siete jóvenes de unos 25 años que charlaban «sobre política y la independencia de Cataluña», pero sin escándalos, «cuidando el tono de voz y con expresiones correctas». Según Morejón, «eran tan sólo gente educada y joven que bebía en la calle», algo habitual en la zona.

Sin embargo, en un momento de su desvelo, Morejón se sobresaltó al escuchar un fuerte golpe de rotura de cristales seguido de algunas risas y pasos apresurados que se alejaban por la calle. Cuando se asomó a la ventana desde su habitación de la tercera planta solo pudo ver a un único varón, que le indicó que no tenía nada que ver con el lanzamiento del objeto y que los autores habrían «salido corriendo» en dirección a la calle Feria.

Lanzaron un botellín de Cruzcampo

El denunciante no lo dudó y bajó a la calle, pero ya no había nadie. Sí pudo comprobar desde allí como su balconera tenía uno de sus cristales rotos, justo en una ventana de la segunda planta. Al subir, encontró un botellín de Cruzcampo que habría sido lanzado desde el exterior rompiendo uno de sus cristales.

A la mañana siguiente este vecino del Centro se dirigió a una comisaría próxima para denunciar los hechos ante los que tiene la convicción de haber estado provocados por la colocación de las insignias nacionales. Pero que «ni aunque me rompan todos los cristales pienso quitar las banderas con el escudo constitucional». Y es que para este sevillano «por que más que les pese a algunos estos han sido los mejores cuarenta años de España en varios siglos y yo tengo mucho que agradecerle a este país, pues sin duda me ha dado vida y felicidad», manifiesta a ABC este restaurador sevillano.