Policías a caballo por la céntrica calle San Fernando
Policías a caballo por la céntrica calle San Fernando - RAÚL DOBLADO
SEGURIDAD

Los robos en Sevilla capital bajan más del 20% en el primer trimestre de 2018

Mejoran las cifras de criminalidad en la ciudad, con un descenso del 12% en las infracciones penales

SEVILLAActualizado:

La tasa de criminalidad está descendiendo este año en porcentajes muy elevados en Sevilla capital, especialmente los robos con violencia e intimidación y las sustracciones de coches, apartados que el año pasado habían presentado un repunte preocupante. Así se desprende de los datos incluidos en el informe de criminalidad del primer trimestre del año, hecho público ayer por el Ministerio del Interior. En ese resumen, de hecho, queda constancia de que la tasa de criminalidad en Andalucía ha alcanzado en el primer trimestre de este año 2018 su cota histórica más baja, situándose en 39,3 delitos por cada 1.000 habitantes frente a los 39,9 del año pasado y lejos de la tasa del 54,2 alcanzada en 2008, hace un decenio. Así lo destacó ayer el delegado del Gobierno en la comunidad, Antonio Sanz, que valoró muy positivamente el trabajo que las fuerzas de orden público están realizando en la comunidad. En ella, las infracciones penales descienden un 5,7% respecto al primer trimestre de 2017.

En lo que a Sevilla capital se refiere, las infracciones penales en general bajan un 12% y resultan muy destacados los descensos registrados en varios delitos vinculados a las sustracciones. Los robos con violencia e intimidación —que venían proliferando en el Casco Histórico en los últimos meses del año pasado, especialmente— han bajado un 28% en estos tres primeros meses de 2018, ya que se han registrado 374 mientras que en ese mismo periodo del ejercicio previo fueron 520. También es destacable la bajada en el número de robos con fuerza en la ciudad. Los que se han producido en domicilios, establecimientos y otras instalaciones descendieron un 19,5% con respecto a 2017 (de 517 se pasa a 416 casos), mientras que los que se ciñen a los domicilios, el robo en vivienda propiamente dicho, baja un 20,8%, al acumularse entre enero y marzo 183 delitos, cuando el año pasado fueron 231 en el mismo paréntesis temporal.

Además, los hurtos —el delito más frecuente de todos con enorme diferencia— han mostrado también en el primer trimestre del año un descenso de cierto peso:esta tipificación aminora su incidencia un 10,7% en comparación con el año anterior, pasando de 4.735 casos a 4.226 del 1 de enero al 31 de marzo. Mayor que todos esos descensos es el de las sustracciones de vehículos, que baja nada menos que un 39,6% en este primer trimestre, pasándose de los 424 casos de 2017 a los 256 de los tres meses iniciales del año en curso. La cifra es bastante elocuente.

Por encima de todos esos descensos, eso sí, está el de los homicidios y asesinatos, si bien siempre conviene relativizar esta tipificación al tratarse de un número de casos siempre bastante escaso y, por ello, con enorme fluctuación en los porcentajes a poco que se produce algún caso. En esta ocasión, los consumados bajan el 100%, ya que el año pasado se produjo un caso y este año ninguno, mientras que en el grado de tentativa, la bajada es del 69% tras pasarse de 13 registrados en 2017 a sólo 4 este año.

En el lado contrario de la estadística hay que señalar los delitos de índole sexual, que sí suben, así como el tráfico de drogas. En el primero de los ámbitos, que actualmente presenta una elevada sensibilidad social, los delitos contra la libertad sexual suben un 15% (de 60 casos a 69), mientras que la agresión sexual pasa de cuatro casos registrados a siete. En cuanto al tráfico de estupefacientes, frente a los 26 delitos del 2017, este año se han registrado en el primer trimestre un total de 29, lo que supone un incremento del 11,5%.

El 7,5% menos en la provincia

En cuanto a los datos registrados en toda la provincia, Las infracciones penales han descendido un 7,5% respecto al mismo periodo de 2017, pasando de 21.760 infracciones a las 20.125 de este año, según el balance publicado del Ministerio del Interior. La tasa de criminalidad vuelve a bajar y se sitúa en 42,2 delitos por mil en la provincia, 0,8 puntos por debajo del mismo periodo del año anterior y hasta 13,2 puntos menos que hace una década, un guarismo muy significativo. Junto a ello, las infracciones penales esclarecidas en lo que va de año en la provincia alcanzan una tasa del 34,9, similar a la del primer trimestre de 2017.

Entre los indicadores a destacar en la provincia sevillana figuran los robos con violencia o intimidación, que han bajado un 19,4%, mientras que se incrementa levemente (un 0,3%) los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones. Asimismo, descienden notablemente en la provincia de Sevilla los hurtos, con un 8,5%; las sustracciones de vehículos, con un 47,5% y el tráfico de drogas, con un 25,2% menos.