Restaurante La Raza, situado en el Parque de María Luisa
Restaurante La Raza, situado en el Parque de María Luisa - JESÚS SPÍNOLA

El restaurante La Raza de Sevilla recurrirá la sentencia de extinción del alquiler del local

El establecimiento hostelero asegura que seguirá abierto hasta que la decisión judicial no sea firme

SEVILLAActualizado:

Fuentes del restaurante La Raza aseguran que a finales de mayo presentarán un nuevo recurso en segunda instancia judicial a la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 13, que desestima el recurso promovido por el Grupo La Raza el recurso contra los acuerdos adoptados en 2016 por el Ayuntamiento hispalense, para la extinción de la concesión, derivada de un arrendamiento de renta antigua, en virtud de la cual el grupo hostelero explota el restaurante homónimo del parque de María Luisa, un espacio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y de titularidad municipal.

Las mismas fuentes recalcan que «la actividad del restaurante se mantiene con toda normalidad siguiendo las medidas cautelares que dictó el juez en septiembre de 2016, por las que el establecimiento puede permanecer abierto hasta que haya una sentencia en firme». «Queremos hacer un llamamiento a la tranquilidad de los clientes y comunicarles que no se ha cancelado ninguna reserva de comuniones ni bodas», reiteran.

En su sentencia, emitida el pasado 3 de mayo, la primera instancia judicial trata el recurso promovido por el grupo hostelero La Raza, contra la desestimación del recurso de reposición interpuesto por la empresa contra la resolución municipal que, en mayo de 2016, acordó la extinción de la concesión relativa a la explotación del restaurante del Parque de María Luisa por «expiración del plazo concedido para ello».

Mediante dicho acuerdo, además, el Ayuntamiento estipulaba un plazo de tres meses para que los responsables del negocio y «concesionarios» de la explotación de este enclave de propiedad pública desalojasen las instalaciones y entregasen el espacio al Ayuntamiento, como dueño del mismo.

Para ello, el Ayuntamiento esgrimía la «incuestionable naturaleza demanial del bien, explotado por La Raza en virtud de un contrato de arrendamiento manifiestamente inhábil». Dicho contrato de alquiler se remonta a 1972, tras sucesivas prórrogas el Consistorio acordó extinguir los contratos de arrendamiento de sus locales de negocio formalizados con anterioridad al 9 de mayo de 1985, conforme a lo recogido en la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos. En consecuencia, el 2 de mayo de 2016 expiraba la última prórroga que regía sobre el contrato correspondiente al restaurante La Raza.

«Sin carices políticos»

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, afirmó este viernes que la sentencia judicial prueba que el Consistorio adoptó decisiones «desde la legalidad» y sin carices «políticos». Espadas defendió que al emprender la citada extinción, el Ayuntamiento se limitaba a «cumplir la ley», por lo que en caso de no haber procedido así, el Consistorio habría incurrido en una «prevaricación». No obstante, el primer edil reconoció que el Grupo La Raza tiene derecho a recurrir la sentencia si no comparte la misma, algo que ve «legítimo».