Actualidad

Rechaza pactar con el conductor que mató a su hijo en una carrera ilegal en Nervión

El acusado echa la culpa del accidente al fallecido, aunque el atestado policial y la mayoría de los testigos sostienen que se saltó un semáforo en rojo

La víctima, que circulaba en moto con su novia, murió en el acto en el accidente
La víctima, que circulaba en moto con su novia, murió en el acto en el accidente - ABC
SILVIA TUBIO - @latubio Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El 29 de octubre de 2012, el joven Juan Pedro Pérez, de 31 años, perdía la vida en un accidente de tráfico. Un vehículo colisionó contra la motocicleta que conducía en el cruce donde confluyen la Avenida San Francisco Javier, Eduardo Dato y Luis de Morales. El atestado policial concluyó que el conductor del turismo, marca Audi A6, se había saltado un semáforo en rojo y que podía haber estado realizando una carrera ilegal con otro coche que desapareció del lugar del siniestro. Ayer se celebró la vista oral en el Penal 5. Un juicio que siguió adelante porque el padre del fallecido se negó a firmar un acuerdo con el acusado que le permitiera no pisar la cárcel.

José Benigno P. R. se enfrenta a cuatro años y medio de cárcel por delitos de homicidio y lesiones por imprudencia, conducción temeraria y contra la seguridad vial. Su abogado había ofrecido a las acusaciones que su cliente admitiera su culpabilidad a cambio de una rebaja de la condena hasta los dos años; lo que le abría la puerta a la suspensión de la ejecución de la pena. También estaba dispuesto a abonar más de 98.000 euros en concepto de responsabilidad civil a los familiares de Juan Pedro y a su pareja, que iba con él en la moto y sobrevivió a la colisión. Pero su padre dijo no y el acusado tuvo que sentarse en el banquillo.

De ofrecer un acuerdo a culpar a la víctima del accidente. Ése fue el cambio de estrategia que se vivió en sala. José Benigno, que contaba en ese momento con 21 años, afirmó que esa noche iba al cine con su novia y los tíos de ella. Al llegar al cruce, se detuvo en el semáforo para después reanudar la marcha y acabar chocando con la motocicleta que venía por la derecha. «Él se saltó el semáforo. Había testigos».

Las contradicciones del acusado

Reconoció que a su lado había un BMW, pero que no sabía quién iba al volante. Ésa fue la primera contradicción en la que incurrió con respecto a la declaración que dio durante la instrucción. En la noche del accidente le aseguró a la Policía que en ese vehículo iba un conocido suyo que se llama Lolo y su novia Alba.

Un conductor de autobús que vio el accidente dijo que ambos estaban haciendo una suerte de carrera ilegal. Ayer se ratificó a medias, afirmó que no podía confirmar que estaban compitiendo pero sí que el acusado conducía de manera agresiva, haciendo zigzag. La Policía nunca pudo interrogar al conductor del BMW para aclarar ese extremo porque se esfumó del lugar tras la colisión.

El joven, que entonces tenía 21 años y el carné retirado, conducía un Audi A6 que le había regalado su madre que cobra «una paga»

Hasta tres testigos confirmaron que el acusado se saltó el semáforo en rojo porque había reanudado la marcha antes de tiempo. Los agentes de la Policía esgrimieron el diagrama de fases del semáforo, que establece el tiempo que discurre en cada cambio de indicación. No dejaba lugar a dudas. Aquella noche los semáforos funcionaron perfectamente y era imposible que el accidente se hubiera producido por una coincidencia de señales que regulaban la intersección.

José Benigno no se dio a la fuga cuando chocó contra la moto. Pero no debía haber estado al volante esa noche. Tenía retirado el carné por las numerosas infracciones que había cometido desde el primer día que consiguió el permiso. El acusado cumplió la mayoría de edad en marzo de 2009 y el 9 de septiembre de ese mismo año, la Jefatura Provincial de Tráfico iniciaba el expediente de retirada del carné.

Ayer en el juicio aseguró que no sabía que le habían retirado el carné ni que su coche tenía una denuncia por la misma infracción, saltarse un semáforo, poco antes de ocurrir el terrible accidente. Sin embargo, aquella noche, el acusado sí admitió a la Policía que le habían quitado todos los puntos. Cuando le preguntaron a este vecino de Palmete cómo había adquirido un coche de lujo como un Audi A6, señaló sin sonrojo: «Yo cobro una paga de orfandad. Pero mi madre me lo ha regalado. Ella también cobra una paga».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios