Carlos Infantes Alcón
Carlos Infantes Alcón - RAÚL DOBLADO
DR. INFANTES ALCÓN:

«Quiero que sirva la voz de mi padre para decir: Fuimos muchos más y queremos estar presentes»

La Fundación Cajasol acogió ayer la presentación del libro «Jirones de toda una vida. Francisco Infantes Florido. Sevilla, 1906-1990»

SEVILLAActualizado:

La sede de la Fundación Cajasol acogió anoche la presentación del libro «Jirones de toda una vida. Francisco Infantes Florido. Sevilla, 1906-1990», edición coordinada por José Luis López y presentada por el Dr. Carlos Infantes Alcón, quien dedica a su padre esta recopilación de sus escritos.

En el acto intervinieron el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, el abogado José Rodríguez de la Borbolla, el redactor jefe de ABC de Sevilla, Javier Rubio; el escritor y periodista Francisco Correal, el coordinador de «Jirones de toda una vida», José Luis López y contó con la actuación de la guitarra de Daniel Navarro «Niño de la Pura» y el cante de su hija Pura Navarro «Pura de Pura».

Antonio Pulido fue el encarcado de dar la bienvenida a los 320 familiares y grandes amigos que llenaban el patio de la sede de Cajasol para decir que el libro «encierra muchos valores» literarios, históricos y sobre todo el valor humano, ya que se trata de la «carta de amor de un hijo a su padre», afirmó.

El coordinador de la edición y ayer también del acto de presentación, José Luis López, fue el encargado de explicar los pormenores de «Jirones de toda una vida», de cuyo autor confesó haber «llegado a conocer en profundidad después de haber leído su obra» antes de dar paso a la actuación de Daniel Navarro, que interpretó con su guitarra temas como «Granaína» y «Solea» y durante toda la presentación agregó su música a los versos que recitaba José Luis López, quien dio a conocer la figura de Francisco Infantes como poeta, ya que de la persona hablaría posteriormente su hijo, el Dr. en Medicina y Cirugía Carlos Infantes Alcón.

Un momento de la presentación ayer en Cajasol
Un momento de la presentación ayer en Cajasol - RAÚL DOBLADO

Un compromiso de 27 años

«El hecho de que el autor muriese hace 27 años hace que yo esté aquí hoy» comenzó diciendo, para reconer que «lo más importante es que siento en este momento de corazón es una absoluta liberación» por la misión de reunir los textos y publicar esta obra para hacer algo con la obra de su padre. Durante toda su intervención se mostró muy emocionado «no solo por añadir un poeta de la Generación del 27 al acervo cultural de nuestra lengua, que también, sino porque a mi padre le hubiese gustado gritar representando a aquellas voces que nunca pudieron expresarse. Eran voces cultas, creativas, llenas de inspiración, que por circunstancias bien personales o como al igual que mi padre como consecuencia de la tragedia nacional, fueron silenciadas, destruidas y olvidadas. Por ello quiero que sirva la voz de mi padre para decir fuimos muchos más y queremos estar presentes».

Infantes agradeció a todos los que han hecho posible la publicación y difusión de este libro, «obra que llegará al mundo popular, de donde el autor proviene». El hecho de que el autor fuera el tercero de diez hermanos, de los que sobrevivieron siete, sirvió a Infantes para subrayar la evolución de la sanidad en Andalucía que en cien años ha pasado de una mortalidad infantil del 30% al 2,7% «dato que nos debe hacer sentir orgullosos de la sanidad que tenemos y que a veces no valoramos justamente», dijo

Destacó de su padre cómo el activismo como republicano le facilitó amistades y problemas, y puso de ejemplo a sus padres para destacar que «no hay problemas con las relaciones ideológicas si prevalece el respeto», recordó también ante sus dos hermanos presentes en el acto, Manuel y José Francisco Infantes.

«Después de 27 años de su muerte y tras más de 45 años a su lado empiezo a tener la sensación de que voy a poder cumplir el compromiso que establecí el día que cerró sus ojos. Hoy, 112 años después de tu nacimiento padre, presentamos tu primer libro», concluyó tras recibir un fuerte aplauso.

«Absolutamente memorable»

A continuación tomó la palabra Javier Rubio, quien se refirió a la obra para decir que va más allá de rendir admiración a su progenitor. Un volumen «absolutamente memorable» y destacó «La espigadora» como uno de sus romances más profundos que revelan una cultura bíblica superior a la media», una espiritualidad depurada en sus «meditaciones de un alma atormentada» o «Tinieblas» sobre las dudas de fe. Hizo también relación al título al creer que «intuyo que los jirones precisamente tienen que ver con la propia existencia vital como hijo de Dios», concluyó

Francisco Correal habló de «joya biográfica» de «El halcón maltés de Almadén de la Plata«, el «trabajo de un gigante» que «convirtió los axiomas en género literario» para reivindicar a uno de los hombres ocultos de la Generación del 27. «Una reivindicación del padre como género literario» y cerró su intervención con el axioma que cierra el libro. Obra que «encierra todos los géneros literarios menos la novela, porque la historia de este libro es en sí misma una novela. Tiene hasta el título», dijo.

Tras ello intervino el abogado José Rodríguez de la Borbolla quien destacó que se trataba de un acto de amor al padre y a la madre, de complicidad también con todos los hermanos «no es más que dar la razón a una copla: Abuelos, padres, y tíos, de los buenos manantiales se forman los buenos ríos». Destacó que se trata de un acto de «homenaje a la cultura popular», que es la que encierra todo el saber, recordó.

De la Borbolla destacó que es «un acto de llamamiento a la tolerancia y a la compasión en la sociedad actual, porque aunque Francisco viviera la intolerancia supo practicar la tolerancia». «Es una tolerancia que debemos exigir todos los ciudadanos en la sociedad actual. Una tolerancia gracias a la cual se dio origen a la España actual. Esta España en la que vivimos no fue el resultado de la victora de unos sobre otros, es el resultado del respeto de unos y otros y la tolerancia de unas ideas con otras, y eso tristemente está hoy en cuestión».

«Pasar página a la historia»

«En su día quienes trabajamos en hacer una España distinta a la que había sufrido tanto trabajamos para pasar página a la historia, quisimos pasar página y no tener que acordarnos más de nada de lo que había pasado y hoy hay gente que incluso no vivieron eso están queriendo que se recuerde, y además falseando la historia».

Sobre el libro dijo que era un homenaje a la poesía popular, «canto y cuento», recordando a Machado y recordó su relación con su tío el Obispo y el acuerdo que alcanzaron en 1986 para la protección del patrimonio que es «único en España», dijo

Los del Río se levantaron de sus asientos para cantar «Sevilla tiene un color especial» dirigiéndose a Curro Romero, para acabar el acto con la interpretación de «La hija de don Juan Álvarez» a cargo de Daniel y Pura Navarro, que cerraron el acto dos hora despúes de su inicio con todo el público en el patio y un gran aplauso.

Los beneficios obtenidos con los ejemplares vendidos en el acto estarán destinados a las Hermanas de la Cruz.

Entre los familiares y grandes amigos que no se quisieron perder la presentación se encontraban, entre otros, su mujer, María Luisa Martínez Alcalá, sus dos hermanos, la consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero; Curro Romero y Carmen Tello, Antonio Romero y Rafael Ruiz, «Los del Río»; el escritor Antonio Burgos, los empresarios Enrique y Ramón Ybarra, Asunción Fley, Enrique Osborne, el presidente del Ateneo de Sevilla, Alberto Máximo Pérez Calero; Maida Valdenebro, Luis Carlos Peris, Cristóbal Salas, Jesus Vigorra o el profesor José María Barrera.