Quince centros

Un puente educativo que une a escuelas de Sevilla con centros de todo el mundo

Alumnos sevillanos comparten actividades con colegios de Argentina, Perú o Marruecos

Los niños realizan tareas para conocer mejor la realidad del mundo
Los niños realizan tareas para conocer mejor la realidad del mundo - ABC
N.ORTIZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

En un aula de Las Salesianas de Nervión, la profesora pide a los alumnos que dibujen qué significa para ellos la Paz. Uno de ellos dibuja un cuadrado en el folio en blanco y escribe: «Paz es darte cuenta de lo que has hecho mal y de los que has hecho bieny dejar un hueco para ayudar a los demás».

Este es simplemente un ejemplo de los valores que el proyecto «Creando Puentes: los Colores del Mundo» está transmitiendo a los niños que forman parte de él. «Queremos desarrollar su empatía, que sean conscientes de que existen realidades distintas», explica su coordinadora, Carmen Moreno. Este empeño por abrir las escuelas al mundo ha recibido cartas de apoyo y felicitación de la ONG marroquí «Creatéurs Sans Frontières», de la Cátedra UNESCO de Filosofía para la Paz y de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas.

Quince centros

La iniciativa nació en Mairena del Aljarafe y, durante este curso, está dirigida desde el centro Escuelas Salesianas María Auxiliadora, en Sevilla. En total forman parte de ella 15 escuelas de hasta cinco países distintos: España, Marruecos, Colombia, Perú y Argentina, y aún está abierta a posibles nuevas incorporaciones.

«Creando Puentes es una herramienta educativa que permite la colaboración entre centros, profesorado y alumnado para crear trabajo conjunto», explica Carmen Moreno, que añade que «se favorece el trabajo compartido entre niños de diferentes países, lenguas y culturas».

En concreto, desarrolla la docente, las actividades giran en torno a tres temas principales: la paz, la amistad y el respeto a los demás. Cada uno se trabaja a lo largo de un trimestre, donde se realizan diferentes tareas que comparten todas las escuelas del proyecto. «Los niños lo ven como algo distinto y divertido, pero al mismo tiempo están desarrollando aptitudes muy valiosas. Por ejemplo, cuando trabajamos la paz y ello usan el dibujo, están trabajando la creatividad y la lectoescritura, la música y el arte», afirma Moreno. Inconscientemente, los alumnos »aprenden hasta idiomas», ya que utilizan el inglés para algunas de las actividades. Para potenciar aún más esa pertenencia a una comunidad plural, los colegios han instaurado dos días internacionales al mes. Durante el primer trimestre han celebrado el Día Internacional de la No Violencia y el Día de los Derechos de la Infancia.

Otro de los objetivos de este proyecto es que los niños pasen de ser competitivos a ser colaborativos. «No solo se trata de forjar buenos profesionales, sino de acompañarles en el proceso de convertirse en buenos ciudadanos, con principios éticos», argumentan los creadores.

En cuanto a las familias, Carmen Moreno asegura que la acogida de «Creando Puentes» ha sido muy buena. «Al principio choca, los padres piensan que este tipo de actividades hacen que se descuide la formación normal, cuando es todo lo contrario. Al final, y como llevamos varios años trabajando con propuestas similares, se dan cuenta de que sus hijos llegan más contentos a casa, de que se vuelven más empáticos y concienciados con el mundo que les rodea», dice Carmen Moreno. Y pone como ejemplo a una niña que llenó un folio de garabatos azules para explicar que, para ella, la paz era «agua en calma». «Estas cosas demuestran que aprenden a ser creativos, a pensar de verdad».

«Amigos» de otro país

Los niños, por su parte, son los más entusiasmados con las tareas encomendadas por los más de 25 maestros que forman parte del proyecto. «Consideran a los niños de los otros países sus amigos», dice Moreno. «Siempre están impacientes por que nos envíen fotos y por ver el resultado de las actividades que ellos también han hecho en el resto de escuelas». De otro lado, han mejorado, dice, en su convivencia en el aula. «Como trabajamos la colaboración, se dan cuenta de que, si recogen los juguetes todos juntos, terminan mucho antes que si lo hacen por separado. Han aprendido a estar unidos para conseguir un objetivo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios