Una sala de juicios del Prado
Una sala de juicios del Prado - ABC
Tribunales

Un profesor de un colegio de monjas de Sevilla, a juicio por abusar de una menor

El maestro, que será juzgado este miércoles, arrinconó a la adolescente en el baño, la besó y la tocó. Se enfrenta a dos años y tres meses de prisión

SEVILLAActualizado:

Un profesor de un colegio de monjas de Sevilla se sentará hoy en el banquillo acusado de un delito de abuso sexual contra una menor. Según el abogado de la familia de la víctima, Francisco Soriano, los hechos se produjeron en mayo del año 2016 cuando la niña, entonces estudiante de 4º de ESO, era menor de edad y tenía sólo 16 años.

Al parecer, el profesor, que no daba clases a la adolescente sino en el ciclo de Educación Infantil del mismo centro, llevaba tiempo acosando a la chica. «Procuraba encontrársela siempre en los pasillos o a la salida de las clases. La perseguía en el recreo y ella llegó a decirle a sus amigos que se sentía acosada», explicó el letrado de la menor.

Así ocurrió hasta que un día, en mayo de 2016, aprovechó que la joven iba al cuarto de baño para arrinconarla. En ese momento, la besó e incusó llegó a tocarla. Por ello la familia de la menor, que decidió marcharse del colegio al curso siguiente, habló con la dirección del colegio que decidió expedientar al profesor que llevaba varios años dando clases en el mismo centro.

De hecho, el letrado Francisco Soriano ha confirmado que el docente, de unos 40 años de edad y que no ha vuelto a ser contratado para dar clases, había tenido un comportamiento similar con otra menor dos años antes en el mismo colegio. Según el abogado, en el año 2014 ocurrió un episodio parecido con otra adolescente cuya familia no quiso denunciar los hechos por la vía penal aunque sí puso los hechos en conocimiento del colegio.

El supuesto agresor será juzgado hoy en un juzgado de lo Penal de Sevilla y se enfrenta a una petición de dos años y tres meses de prisión por un supuesto delito de abuso sexual y una petición de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión docente. El letrado recuerda además el desnivel que existe entre la figura del profesor y la alumna y que en esas edades los menores están «en fase de aprendizaje donde el principio de autoridad lo tiene el profesor».

El abogado Soriano aseguró que, en este caso, el colegio «ha actuado con contundencia» e insistió en que la familia ha decidido seguir adelante con la denuncia por la vía penal para evitar que el maestro pueda seguir dando clases a menores y realizando actos de estas características.