HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO

«¡Presidenta, yo llevo ya ocho operaciones!»

Susana Díaz visitó ayer los cinco nuevos quirófanos de Cirugía General y saludó a pacientes y familiares

Susana Díaz ayer en el Virgen del Rocío con responsables del hospital, del SAS y de la Consejería de Salud
Susana Díaz ayer en el Virgen del Rocío con responsables del hospital, del SAS y de la Consejería de Salud - JUAN JOSÉ UBEDA
AMALIA F. LÉRIDA Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Acompañada de la plana mayor de la Consejería de Salud, del SAS y de varias decenas de profesionales del Virgen del Rocío, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, visitó ayer los cinco nuevos quirófanos que se van a abrir este mes en el centro sanitario.

Recorrió las escaleras hasta la tercera planta, se detuvo con los enfermos, los familiares, los empleados, y escuchó muy interesada las explicaciones que les daban los especialistas sobre las bondades de los nuevos quirófanos. Preguntó, comentó, bromeó...

Habló con todos, menos con los periodistas a los que ni ella ni el consejero ni el gerente del SAS hicieron declaraciones, aunque luego fuentes de Salud dijeron a instancias de ABC que en 2017 no se reanudarán las obras del Hospital Militar y que la asistencia en los centros de salud y los hospitales sevillanos está garantizada.

«Presidenta, yo llevo ya ocho operaciones», le dijo un enfermo de avanzada edad en el rellano de la tercera planta que salió a saludarla y al que Díaz cogió las manos muy simpática y cariñosa. Debían tener conocidos comunes porque quedaron entre risas en verse en Utrera, según pudo oirse, aunque bajaron el tono de voz.

En la tercera planta, en la segunda, en la primera, en el vestíbulo y hasta por la calle andando hacia su coche oficial aparcado a pocos metros del edificio de Gobierno del Virgen del Rocío, Susana Díaz, repartía saludos a diestro y siniestro que eran correspondidos por los usuarios del hospital.

«Es muy agradable la muchacha y más delgada de lo que sale en la tele», decían en un corrillo limpiadoras, acompñantes y dos enfermeras.

La presidenta estaba orgullosa de la acogida que tuvo y de la tecnología de los quirófanos que acaba de ver, propios del buque insignia de la sanidad andaluza «que van a garantizar la asistencia no sólo de los profesionales sino también de los enfermos».

El hospital ha ampliado su capacidad quirúrgica tras la reforma integral de los quirófanos de Cirugía General y Aparato Digestivo, de manera que de cuatro han pasado a cinco las salas de intervención, que permitirán que se realicen unas 700 intervenciones más al año.

La renovación y ampliación de estos quirófanos permitirá disponer de un espacio de 908 metros cuadrados donde se desarrollarán anualmente más de 5.700 intervenciones quirúrgicas, en torno a 700 más que antes de la reforma, gracias a la incorporación de un nuevo quirófano destinado exclusivamente a Cirugía Mayor Ambulatoria. Las operaciones que se llevarán a cabo en estas instalaciones serán, entre otras, de esófago, pared abdominal, trasplante de hígado, cirugía endocrinológica, bariátrica y coloproctológica.

Gracias a la reforma acometida, que ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros en virtud de un convenio firmado entre el SAS y la empresa Medtronic, todas las salas de operaciones disponen de columnas que integran los elementos necesarios de cirugía y anestesia y que sustituyen a los cables y los carros para el soporte de equipos o instrumental que se usaban con anterioridad. Con ello, se mejora el tránsito dentro de los quirófanos, facilitando el trabajo de los profesionales que participan en una operación.

Los quirófanos disponen además de un sistema de integración de sonido e imagen que permite acceder, a través de pantallas inteligentes, a la historia clínica y las pruebas diagnósticas del paciente durante su cirugía, además de proporcionar imágenes en vivo del proceso en distintas pantallas, redundando todo ello en la mejora de la seguridad del proceso.

Otra área de trabajo se destinará a bioingeniería aplicada a la cirugía para infusión de células madre e ingeniería tisular. En esta zona se incorpora una bio impresora 3D, una campana de flujo laminar y los recursos necesarios para realizar los trabajos de preparación de tejidos previos al trasplante en el paciente, por lo que se podrán desarrollar trabajos de innovación y alta calidad científica con un claro impacto de mejora en el proceso asistencial de los pacientes.

Asimismo, se ha habilitado una sala de sesiones multimedia conectada tecnológicamente a los quirófanos para transmitir la cirugía fuera del hospital a tiempo real, algo que tiene un gran valor dentro del ámbito de la formación de profesionales y de la proyección de la actividad que desarrolla este hospital de la sanidad pública andaluza en cursos internacionales.

Otra zona de nueva creación es la denominada Bahía de Pacientes, que dispone de camas y sillones distribuidos en una sala de cuidados de Enfermería, donde los enfermos estarán acompañados de familiares antes y después de la intervención, mejorando su bienestar.

Este espacio, que incluye una zona de vestuarios, facilita la circulación de los pacientes, ya que se conecta con la zona Transfer para el paso del enfermo a la camilla aséptica (de uso únicamente en quirófanos para la reducción de infecciones), que incluye un ascensor quirúrgico por si es trasladado desde otra planta del Hospital General.

La ampliación de los quirófanos se completa con un espacio de almacenamiento central que mejora y moderniza la gestión de los materiales. Por último, se han creado circuitos muy definidos de espacios limpios y sucios dentro del bloque quirúrgico, para minimizar el riesgo de infecciones o contaminaciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios