Actualidad

Precintan una discoteca de Marqués de Parada por triplicar su aforo máximo

Las puertas de emergencia estaban bloqueadas por cajas de bebidas apiladas

Un agente coloca el cartel que anuncia el precinto en la puerta de la discoteca
Un agente coloca el cartel que anuncia el precinto en la puerta de la discoteca - EmergenciasSev
SILVIA TUBIO - @latubio Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Esta semana era noticia la sentencia del Madrid Arena. Una fiesta de Halloween que acabó con cinco chicas jóvenes muertas, atrapadas bajo una montaña humana que se formó en un pasillo de las instalaciones debido al exceso de aforo. Ese caso evidenció la falta de seguridad de algunos eventos de ocio nocturno.

Aquella tragedia no ha concienciado del todo como muestra la actuación realizada en la pasada madrugada, cuando la Policía Local precintó una discoteca de Sevilla porque duplicaba el aforo permitido. Una irregularidad que puede resultar fatal como ocurrió en la fiesta madrileña de la que ayer se cumplían cuatro años.

El Ayuntamiento confirmaba este sábado el precinto de la discoteca que se ubica en el número 30 de la calle Marqués de Parada. La intervención de la Policía Local estuvo precedida por «varias llamadas al 092» alertando de los problemas de acceso al local.

Irregularidades

Cuando las patrullas llegaron al establecimiento, en torno a las tres de la mañana, observaron que había decenas de jóvenes aguardando en la puerta para entrar. Los agentes accedieron al interior de la discoteca y pudieron contar «casi 340 personas en un local con capacidad para 144», señalan desde el Consistorio. En ese momento había más del doble de personas que el espacio disponible permite. Una situación de claro riesgo si en el local se produce alguna emergencia.

No era la única irregularidad detectada por los agentes cuando accedieron al interior de la discoteca. Los funcionarios comprobaron que en caso de desalojo de urgencia hubiera sido complicado utilizar las puertas de emergencia porque estaban bloqueadas por cajas de bebidas y otras mercancías del bar que habían sido apiladas.

Los agentes de Línea Verde de la Policía Local procedieron al desalojo progresivo del local, a su precinto y a denunciar la actividad porque además de las infracciones señaladas, consideradas de carácter grave, estaba incumpliendo el horario de cierre según marca su licencia.

Desde el Ayuntamiento se insiste a los usuarios de estos establecimientos que comprueben que «cumplen los requisitos de seguridad» cuando accedan a ellos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios