TRAS REUNIRSE CON ADEPA

El PP reclama un plan de inversiones en el patrimonio de Sevilla

Asegura que ahora se actúa por denuncias o ante la ruina del bien cultural

Una sala del Museo Arqueológico que lleva años a la espera de reformas
Una sala del Museo Arqueológico que lleva años a la espera de reformas - MILLÁN HERCE

Alicia Martínez, diputada del PP por Sevilla en el Parlamento andaluz, denunció ayer que el presupuesto de la Junta para 2017 apenas recoge inversiones en materia de patrimonio y reclamó a la administración autonómica la redacción de un plan director que defina las inversiones prioritarias.

Dicho plan evitaría que, como ocurre hasta ahora, las inversiones sean, en palabras de Martínez, «una lotería», que obedecen a presiones diversas o a la misma ruina del bien en el que se actúa e irían destinadas no sólo mantener nuestra cultura e historia sino aprovechar su atractivo turístico y el empleo que puede generar.

Al término del encuentro mantenido entre representantes del PP y Adepa, Asociación en Defensa del Patrimonio de Andalucía, Martínez mencionó casos concretos en los que se da cuenta del abandono y la desidia de la Junta con el patrimonio de la provincia. Empezó con la situación de los museos de Sevillam recordando que se lleva años aplazando la reforma del Museo Arqueológico; el de Artes y Costumbres, cuya segunda planta lleva cerrada desde hace 25 años, y, por supuesto, el de Bellas Artes, donde el gran proyecto de ampliación, recordó, sigue sin definirse mientras el Palacio de Monsalves se ha convertido «en un plató de televisión».

A esos abandonos se suma, añadió Martínez, los de la biblioteca de Alfonso XIII o de muchos edificios de la Expo 92 que siguen sin tener uso definido, como el pabellón de la Energía o el de Telecomunicaciones.

Asimismo denunció que el monasterio de San Isidoro del Campo, que recientemente sufrió un robo de paños de cerámicas de Niculoso Pisano, va a recibir 100.000 euros del presupuesto de la Junta en 2017 que prácticamente irán destinados a su gestión pero no hay inversiones para recuperar su claustro, que San Lázaro también está abandonado y que otros edificios titularidad de la administración autonómica, como los palacios de San Telmo, Altamira o la Casa de Miguel de Mañara, no se está cumpliendo con la obligación legal de abrirlos al público al menos un día a la semana.

En materia arqueológica la situación no es mucho mejor. La diputada popular puso el ejemplo de los reconocidos dólmenes de Valencina, un yacimiento vivo donde aún se extraen piezas importantes y para el que no hay partida alguna en el presupuesto de la Junta, lo que viene a demostrar, destacó, el «gran fracaso del plan andaluz de arqueología» que obliga a los particulares pero no facilita el disfrute de esos espacios.

El listado de desagravios con el patrimonio sevillano no se para ahí. Martínez también recordó el caos en la planificación, ya que la mitad de los 16 cascos históricos declarados en la provincia no tienen planes de protección -caso de los de Cazalla de la Sierra, Lebrija, Olivares, Sanlúcar la Mayor, Villanueva del Río y Minas u Osuna- y la mayoría no reciben ayudas a la rehabilitación.

En materia de eventos y conmemoraciones culturales, tampoco el PP se encuentra satisfecho con la actuación de la Junta. Alicia Martínez destacó que en el caso del Año Murillo la Junta ha cedido la casa del pintor pero no puede desertar del uso que se le de, debe implicarse más, mientras que con respecto al Vcentenario de la circunnavegación de Magallanes, el PP reclama que además de las Atarazanas en ese acto se incluya también al pabellón del siglo XV.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios