Beltrán Pérez atendiendo a la prensa
Beltrán Pérez atendiendo a la prensa - J.M.SERRANO

El PP anuncia un «presupuesto alternativo» al de Espadas

Beltrán Pérez considera que las cuentas que diseñan los socialistas «condenan al estancamiento»

SEVILLAActualizado:

Justo la mañana después de que el alcalde, el socialista Juan Espadas, hiciera público el borrador del presupuesto municipal del año que viene, el portavoz del PP en el Ayuntamiento sevillano, Beltrán Pérez, ofreció una rueda de prensa donde no se limitó a critica esas líneas maestras de las cuentas públicas sino que ofreció unas «alternativas» elaboradas por su partido.

Para los populares, el presupuesto de 2018, que se eleva a 960 millones de euros, carece de «impulso transformador o económico» y condena a la ciudad a seguir en el «estancamiento y la mera supervivencia». Por ello anunció que su grupo planteará un «presupuesto alternativo», para fijar los «pilares» de un «modelo ambicioso de ciudad».

El líder de la oposición advirtió de que el nuevo proyecto presupuestario promovido por Espadas está marcado por «el continuismo y el seguidismo», para que «nada cambie» en Sevilla y la ciudad siga «estancada». «El proyecto presupuestario carece de impulso transformador o económico», subrayó Pérez, al que le pareció «especialmente llamativo» que el regidor «intente vender como un valor» a la opinión pública los 20 millones de euros «no ejecutados» durante 2017 y que tras ser «arrastrados» a 2018 serán aplicados una vez sean aprobados los nuevos presupuestos. «Espadas vende como un valor estos 20 millones cuando son fruto de su desastre de ejecución presupuestaria», remarcó.

Más «gasto corriente»

Del mismo modo, señaló que si bien es cierto que los nuevos presupuestos incrementan las transferencias a empresas municipales como Lipasam o Tussam, dichas transferencias «están principalmente destinadas a gastos corrientes», toda vez que «decrecen las partidas con las que contarán las sociedades municipales para acometer inversiones como tal; el dinero va a gasto corriente».

En ese contexto, el popular alertó también de la «desconfianza» que pesa sobre las previsiones presupuestarias del gobierno local, pues los presupuestos municipales de 2017 contemplaban la idea de transferir unos 46 millones de euros a las empresas municipales antes de que arrancase el invierno, pero según Pérez, a fecha 1 de octubre habrían sido transferidos «apenas seis millones».

Además, el portavoz criticó que el alcalde haya presentado los nuevos presupuestos «sin documentación ni concreción» respecto a buena parte de las medidas o inversiones anunciadas, lamentando de la misma manera que el PP no haya recibido aún «contestación por escrito» a sus propuestas previas a la configuración del borrador del nuevo presupuesto.

Espadas había pedido a las fuerzas de oposición que antes del trámite de enmiendas del proyecto presupuestario, le trasladasen sus principales ideas y demandas para el mismo, con la idea de intentar incorporarlas y agilizar el camino burocrático de los nuevos presupuestos. En los dos ejercicios anteriores, la aprobación definitiva de las cuentas llegó bien entrado ya el año, incluso ya en primavera, lo que ha lastrado mucho al acción del gobierno y los niveles de ejecución presupuestaria, muy bajos con el año ya muy avanzado. Los socialistas necesitan el respaldo de varios grupos para sacar adelante su propuesta, ya que gobiernan en minoría con 11 ediles de 31.

Ante esta coyuntura, Pérez anunció que el PP promoverá un «presupuesto alternativo» al del gobierno local del PSOE, con «memoria y cuadro de financiación», al objeto de que el debate presupuestario gire en torno a sus propuestas. En dicho «presupuesto alternativo», según el portavoz del PP, prevén «plantar los pilares» de su «modelo de ciudad», con proyectos e ideas «ambiciosas» para que Sevilla avance. «Debe empezar un debate de verdad -dijo-, que lleve a la mejora de los servicios públicos y a establecer líneas de actuación coordinadas. Un documento integral que comprenderá diversas líneas de trabajo y que supondría un verdadero plan de actuaciones».