Manuel Otero Alvarado, presidente de los hoteleros de Sevilla

«A pesar del crecimiento no se ha recuperado el nivel de 2008»

El presidente de los hoteleros sevillanos es optimista sobre los niveles de mejora del sector turístico

Manuel Otero Alvarado
Manuel Otero Alvarado - Rocío RUZ
EDUARDO BARBA Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

—Las administraciones anuncian cifras turísticas de récord en España en general y en Sevilla en particular. ¿En qué se traducen esas noticias en lo que respecta a los hoteles? ¿Es equivalente esa subida a las ganancias de los establecimientos hoteleros?

—Es indudable que las cifras de visitantes son cada vez más positivas e invitan al optimismo, pero no podemos ni debemos caer en triunfalismos. Primero, porque nuestro crecimiento tiene un componente coyuntural geopolítico muy importante, relacionado con situaciones de inseguridad que se han vivido y se están viviendo en importantes competidores. Segundo, porque pese a que no hemos recuperado los niveles de ingresos del año 2008, ha seguido creciendo la oferta de alojamientos turísticos, sin contar con la no reglada. Y tercero, porque a pesar de los crecimientos experimentados (la ocupación media se ha incrementado este año el 3,36% y desde 2008 más de un 9%), no hemos recuperado aún indicadores importantes de nuestra industria.

—¿Son hoy los hoteles más o menos rentables que antes de la crisis?

—Con los datos en la mano, los que están en la última actualización de nuestro «Estudio de Indicadores del Sector Hotelero en Sevilla», podemos decir que los hoteles son menos rentables ahora que antes de la crisis. En 2008, el total de ingresos por habitación disponible del hotel tipo de la muestra, de cuatro estrellas y 97 habitaciones, era de 73,65 euros. En 2013 este indicador llegó a bajar hasta los 48,89 euros y desde entonces hemos ido mejorando, pero en 2015 aún está en 68,28 euros, cinco euros por debajo. No se trata del precio de la habitación nada más, un hotel tiene también otras fuentes de ingresos, como la celebración de eventos, por ejemplo.

—Siendo realistas, ¿cómo puede mejorarse la rentabilidad de los hoteles?

—Una manera sería eliminando la oferta irregular y canalizando esa demanda hacia establecimientos reglados. Otra vía sería fortalecer el Sevilla Congress and Convention Bureau, que nos promociona en el mundo como ciudad de congresos y que nos ayuda a traer a un turismo con una mayor media de estancia y de gasto.

—Porque se está fomentando en exceso un turismo de bajo coste que conviene menos a la ciudad, ¿no es así?

—Nuestra aspiración siempre debe ser la de mejorar el gasto medio por turista, obviamente. No obstante, todos los segmentos turísticos cuentan con alojamientos especializados para atender sus necesidades en la ciudad y en la provincia, adaptados a todos los perfiles de cliente.

—¿Están actuando las autoridades con la suficiente contundencia ante los alojamientos ilegales? ¿En qué medida está afectando a la cuenta de resultados de los hoteles el crecimiento de este fenómeno?

—Sabemos, porque nos lo manifiestan, que les faltan medios. Sobre todo porque, de momento, no se han encontrado soluciones óptimas para regularizar la actividad en términos razonables a nivel municipal, donde se están produciendo ya conflictos sociales de diverso género y para atajar esta actividad clandestina en los grandes portales que las comercializan y que les dan visibilidad en el mercado.

—¿Qué valor añadido ofrecen los hoteles sevillanos? ¿Es la experiencia su mayor virtud?

—Ofrecen altos estándares de profesionalidad, instalaciones modernas y competitivas y un gran compromiso con el destino, que es su fuente de riqueza. En definitiva, un compromiso con la calidad, que es también fruto de la enorme experiencia que acumulan.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios