Actualidad

El patrón del ex militar detenido por el crimen de la gasolinera niega que le «ordenara» matarlo

Asegura ante la juez que la escopeta utilizada es propiedad del acusado y que ese día «estaba raro»

Policías tomando muestras en el coche del fallecido junto la gasolinera de Calonge donde acabó el cadáver
Policías tomando muestras en el coche del fallecido junto la gasolinera de Calonge donde acabó el cadáver - J. FLORES

José María Y.T., el patrón del ex militar cubano detenido como presunto autor del crimen del hombre que fue hallado muerto el día 27 de noviembre de 2015 en una gasolinera del polígono Calonge, ha declarado este martes como investigado y ha negado haber «ordenado» al ex militar que matara a la víctima.

Según el acta de su declaración, a la que ha tenido acceso Europa Press, José María ha asegurado ante la juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Carmona que «en ningún momento» le dijo al ex militar, Alberto H.B., «mátalo, mátalo».

Después de que la Audiencia Provincial le ordenara investigar a José María -propietario de la nave de Carmona donde la víctima recibió los disparos que posteriormente acabaron con su vida- por delitos de homicidio o asesinato y tenencia ilícita de armas, la juez lo ha citado a declarar aunque únicamente por el segundo de los delitos referidos.

Así, el investigado ha relatado que conocía al ex militar porque éste realizaba trabajos para él, por lo que «le dejaba vivir» en su nave, y ha añadido que la víctima era su «amigo» y que «nunca tuvo problemas» con él.

Un solo tiro

En relación al día de los hechos, ha manifestado que el fallecido se personó en la urbanización «para reclamarle el pago de una deuda» cuyo origen era «un transporte», iniciándose una discusión entre ambos en el marco de la cual el ex militar «salió de su cuarto con una escopeta» y la víctima «intentó quitársela», momento en el que el primero «le disparó» en una sola ocasión.

El investigado ha añadido que, tras escuchar el disparo, se escondió, para a continuación avisar al hermano de la víctima, tras lo que lo montaron en un coche y se lo llevaron al hospital, agregando que no llamó a la Policía ni al médico «porque no podía reaccionar» en ese momento.

En este sentido, ha precisado que reaccionó avisando al hermano y no a la Policía o a los servicios sanitarios porque «otras personas estaban llevando» a la víctima al hospital.

La escopeta era del ex militar

Al hilo de ello, ha querido dejar claro que el arma era del ex militar, «que no tuvo órdenes para matar a nadie», y ha precisado que llegó a preguntarle para qué era la escopeta, a lo que el principal encausado contestó que «se dedicaba a la caza y por eso tenía las armas».

Para finalizar, ha afirmado que no tiene licencia de armas y que, el día de los hechos, el ex militar «estaba raro».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios