VERANO EN LA CIUDAD

Las otras ciudades interiores con «playa»

Como con «Sevilla Beach», muchas capitales aprovechan para el baño el paso de un gran río

París, Berlín, Viena o Madrid disponen de espacios fluviales de ocio veraniego

Bañistas en el Aar a su paso por la capital suiza, Berna
Bañistas en el Aar a su paso por la capital suiza, Berna - REUTERS

Con la llamada «Sevilla Beach» del muelle de las Delicias, la capital andaluza volvía este verano a poner en marcha una iniciativa para intentar aprovechar el paso del Guadalquivir por la ciudad como espacio de baño o de uso similar al de una playa, en este caso con piscinas y arena para tomar el sol o prácticas deportivas. El ocio «costero» tiene en Sevilla muchos antecedentes, desde los baños en la Barqueta y los Humeros del siglo XIX -que estaba perfectamente regulado y que murió con la llegada de las vías del tren hasta Plaza de Armas- hasta la famosa playa de María Trifulca en la primera mitad del siglo XX o los proyectos de piscinas fluviales que quiso impulsar sin éxito Juan Ignacio Zoido en el pasado mandato. En las aguas de la propia dársena o en infraestructuras añadidas como piscinas, las propuestas han sido muy diversas y con muy diferente aceptación. En otras ciudades del mundo con un caudal importante, no obstante, sí han triunfado las playas o piscinas fluviales, instalaciones que aprovechan el río. Hay ejemplos muy ilustrativos tanto en España como en el extranjero.

La «playa» parisina junto al Sena
La «playa» parisina junto al Sena- ABC

El Sena en París

El Ayuntamiento de París puso en marcha hace varios años una iniciativa más que suculenta para los meses cálidos. En la segunda mitad de julio y hasta el 20 de agosto, las orillas del Sena se cierran al tráfico y los muelles son ocupados por tumbonas, sombrillas y gente en bañador. Esta propuesta, la «Paris Plages», convierte el centro de la ciudad en un escenario típico de vacaciones estivales. Desde el Louvre al Pont de Sully se han dispuesto hasta quinientas toneladas de arena para crear estos espacios «playeros» plagados de actividades de ocio y deportivas, desde el voleibol hasta gimnasia en el interior de piscinas. La última playa urbana que se ha incorporado a la oferta veraniega de París es la de Bassin de la Villette, una dársena que se encuentra en el distrito 9 de París donde es posible realizar todo tipo de actividades acuáticas. Muchas embarcaciones para todos los niveles y gustos están disponibles en este nuevo tramo del Sena aprovechado, donde también puede disfrutarse del clásico chiringuito. A las «playas» parisinas se puede acceder desde las 8 de la mañana hasta las 12 de la noche.

El Spree en Berlín

Aunque parezca mentira, la capital alemana tiene varias playas para todos los gustos repartidas por toda la ciudad. La ciudad cuenta con lagos y múltiples bares en la ribera del río Spree y sus canales que permiten vivir la fantasía de un ambiente caribeño con arena, palmeras y hamacas. Desde la céntrica playa situada en la Isla de los Museos, que es bastante concurrida y popular, a la clásica Yaam (Young African Arts Market) situada en Friedrichshain y el Capital Beach, cerquísima de la estación central y el barrio gubernamental. Arena, sombrillas, tumbonas, bebidas refrescantes junto al Spree, una gozada alejada del tópico teutón. Los berlineses son muy aficionados a las barbacoas y el picnic y tienen en estas playas fluviales un importante lugar de esparcimiento.

El Sava en Belgrado

Bañada por los ríos Sava y Danubio, la capital de Serbia es uno de los lugares de moda en Europa tras ir cicatrizando las heridas de la guerra de los Balcanes en los años 90. El carácter vanidoso y deshinibido de los belgradenses les lleva incluso a presumir de su «playa». Pero ciertamente la tienen. Ada Ciganlija es una franja de terreno en medio del Sava que hasta 1967 era sólo una isla con una arboleda espesa, pero poco a poco fue cambiando para transformarse en un espacio de ocio llamativo y muy conocido. Su fama ha ido creciendo y ésta, mezclada con esa peculiar idiosincrasia serbia, ha hecho que ya se presente en el ámbito publicitario como «el mar de Belgrado». La zona, de hecho, incluye una playa con bañistas que disfrutan del sol y la arena a solo cuatro kilómetros del centro de la ciudad. Su vida nocturna es muy intensa y divertida, hasta el punto de que este lugar está sirviendo ya de escapada los fines de semana. Incluso tiene, en su extremo sur, una sección nudista.

El Limago y el lago en Zúrich

Si bien Zúrich es conocida como una de las ciudades con mayor calidad de vida del mundo, esto también se refleja en las playas urbanas que se construyen durante la temporada de verano por toda la ciudad, de las más famosas de Europa. Las piscinas del Limago (o Limmat) son el punto de encuentro de cientos y cientos de zuriqueses que aprovechan los días de sol y calor para ir a refrescarse al río. Pero lo que las hace más especiales es que es algo que no se encuentra en muchas otras playas fluviales europeas: la calidad de sus aguas, impolutas y perfectas para el baño. El ambiente de las piscinas del Letten es relajado y amable, multicultural y al mismo tiempo puramente suizo. Además, con unas vistas espectaculares, City Beach, situado en Förrlibuckstrasse, se convierte en una de las mejores elecciones del verano. Abierto de lunes a viernes de 17 horas hasta la medianoche y los fines de semana durante toda la tarde, este espacio no te dejará indiferente. Romántico y acogedor, es perfecto para disfrutar en compañía de los días de verano.

La «playa» de Viena
La «playa» de Viena- ABC

El Danubio en Viena

Pocas capitales europeas están tan lejos del mar como Viena. Sin embargo, la principal ciudad austriaca presume de sus animadas «playas», quizás las más bulliciosas de Europa en este ámbito de litoral interior. Por algo pasa por allí el Danubio, principal caudal del Viejo Continente. A unos metros de la misma catedral, en el Canal del Danubio, se pone en marcha el Strandbar Herrmann, con piscina y un entorno de bares y restaurantes que sólo abren en verano; en Heumarkt se arma el gigantesco Sand in the City, un oasis urbano perfecto para relajarse y amenizar las cálidas noches de verano con restaurantes, bares y mucha arena de playa para descansar bajo las sombrillas en las horas del día. Y un poco más lejos del centro se encuentra la Isla del Danubio con playas espléndidas, lugares para el picnic y espacios de recreo con un equipamiento completísimo.

El Moldava en Praga

También muy lejos de la costa, en Praga, se puede disfrutar de varias «playas». La más grande de la capital checa es Žluté lázně, junto al río Moldava, es una zona recreativa con mesas para jugar al ping-pong, campos de fútbol, canchas de voleibol, de petanca, instalaciones para escalar y también una amplia zona para descansar sobre hamacas. También existe una piscina para niños y un restaurante con cervecería al aire libre e incluso una zona para nudistas. Este litoral interior está ubicado en la ribera oriental del Moldava, justo debajo de unos boscosos acantilados y a solo unas paradas de tranvía del castillo de Vyšehrad, lesta zona de ocio principal de Praga resulta un lugar muy refrescante y curioso donde escapar del calor del verano donde no falta una cervecería al aire libre donde degustar una pilsner bien fría.

El Canal Willebroek en Bruselas

Desde el 1 de julio y hasta el 8 de agosto, la calle que recorre el Canal Willebroek de Bruselas cambia su habitual empedrado por 6.000 metros cuadrados de fina arena, y su paisaje diario también se toma unos días de descanso dejando en su lugar palmeras, sillas plegables, sombrillas, casetas de madera y espacios propios de un sitio típicamente costero. Bruxelles les Bains, como se ha denominado a este lugar, está abierto desde las 11 am hasta la medianoche. Situado en Quai des Péniches, es el lugar perfecto para disfrutar en familia por las numerosas actividades que ofrecen para los niños. Cuando cae el sol se puede disfrutar de la mejor música y conciertos en vivo. No se puede obviar como uno de lso grandes atractivos de esta zona el Boat Club, un barco que hace las veces de club y discoteca que conforma uno de los principales ganchos de este espacio lúdico.

El Elba en Hamburgo

Hampburgo también deja un espacio para disfrutar de las playas urbanas. Una de ellas, quizás la más conocida de esta gran ciudad germana, es Strandperle. Situada junto al Elba, en Oevelgönne, cerca del puerto, permite unas vistas espectaculares por la desembocadura del río al norte de la ciudad y las puestas de sol más cálidas y románticas de la ciudad. A partir del atardecer, la oferta de chirinquitos y bares crece de manera ostensible, pues la zona es perfecta para el ocio entre amigos, familia o pareja. También es posible directamente a pie de playa en el conocido café «La perla de la playa», donde es posibel sentir la cercanía del mar. La agradable atmosfera invita a correr, hacer una parrilla, dar un paseo y, por supuesto, degustar una buena cerveza alemana.

El Aar a las afueras de Berna
El Aar a las afueras de Berna- ABC

El Aar en Berna

Otra gran ciudad suiza con playa fluvial es su capital, Berna. Allí, el río Aar se retuerce una y otra vez en torno al casco viejo de la ciudad y tras pasar por el mismo ha creado una zona que los lugareños usan como playa de interior. Cuando el tiempo lo permite, cientos de berneses van a disfrutar de un buen baño en el Aar, con el casco histórico distinguido por la Unesco como impresionante telón de fondo. Con un agua fría, limpia y de un color azul oscuro procedente de los Alpes, es sin duda el mejor lugar de la ciudad para refrescarse en los días de verano. Muy cerca de ese centro de la ciudad, además, existe otra zona playera creada por el mismo río, la playa fluvial de Eichholz. Además, la piscina Lorraine es un punto de partida ideal para descubrir la parte norte del casco histórico de Berna nadando por el río Aar. El agua procede de una fuente subterránea y está más fría que en las demás piscinas de Berna. Entre las que no se puede olvidar, a los pies del palacio federal, Marzilibad, la piscina fluvial más visitada de la ciudad y lugar de encuentro social por antonomasia.

El Escalda en Amberes

Uno de los mejores lugares para pasar el verano en la ciudad belga de Amberes es el Bocadero, la «playa» de esta urbe. Situada a orillas del río Escalda o Schelde como se conoce allí, en es una opción perfecta para disfrutar del entorno típicamente litoral. El Bocadero está decorado con cajas de madera, palmeras y contenedores marítimos, que en definitiva recuerda a un lugar típico cerca del puerto, pero a la vez, es un entorno acogedor y moderno. Desde sus instalaciones a orillas del río se puede disfrutar del mejor atardecer de la ciudad, lo que le convierte en un lugar perfecto para ir en pareja. Esta playa urbana también organiza conciertos por la noche, además de estar situado en un lugar perfecto para desplazarte a los mejores bares y clubes de música de Amberes.

El Dniéper en Kiev

El conflicto con Rusia ha hechoa Ucrania perder buena parte de su litoral recreativo, el de la península de Crimea y su entorno. Peo no por ello han renunciado a las playas. De hecho, hasta en la propia capital, la interior y alejadísima del mar Kiev, disfrutan de una. Cuando aprieta el calor en los meses estivales, la gente se dirige a Hidropark, un lugar situado solo a unos minutos en metro del centro de la gran ciudad. En la ribera del Dniéper se pueden encontrar playas llenas de jóvenes jugando al voleibol, nadando o cocinando jugosos kebabs a la brasa típicos del este europeo. este espacio cuenta incluso con un casino, una discoteca en la misma arena y el mayor gimnasio al aire libre del mundo. Y para que no falte nada, existe una zona para el nudismo. Todo lo que una zona costera tradicional puede pedir.

El complejo Madrid Río, sobre la M30
El complejo Madrid Río, sobre la M30- ABC

El Manzanares en Madrid

Madrid tiene playa, sí, a pesar de la famosa canción de Los Refrescos, y se encuentra en el nuevo espacio urbano Madrid Río. Además de su extensa red de senderos y sus instalaciones deportivas y culturales con motivo de las vacaciones estivales, en verano se habilita una «playa» que consta de trece fuentes, chorros de agua y grandes zonas de recreo con sombras para paliar los efectos del riguroso calor de la capital española. En el conocido Salón de Pinos de este enome espacio lúdico de refresco existen hasta 13 áreas de diversión infantil. Este complejo de ocio es una zona peatonal y de recreo construida entre los años 2006 a 2011 en los dos márgenes del río Manzanares, sobre el trazado soterrado de la autopista M30, cuyo trazado ha sido muy bien aprovechado en la superficie una vez quedó la ronda de circunvalación bajo tierra. En el 2016, el proyecto ganó el Premio Verónica Rudge Green de la Universidad de Harvard por su diseño e impacto social y cultural en la transformación del río.

Playa de las Moreras de Valladolid
Playa de las Moreras de Valladolid- ABC

El Pisuerga en Valladolid

El pucelano es quizás el mejor ejemplo de playa fluvial de España gracias al espacio que deja en sus márgenes el Pisuerga a su paso por la capital castellano-leonesa, la conocida playa de las Moreras. Los vallisoletanos que no tenían la posibilidad de ir de vacaciones al norte echaban de menos poder disfrutar del mar, por lo que en 1951 se instaló una modesta playita junto al río. Con el paso de los años fue mejorando su aspecto y sus instalaciones hasta convertirse en el agradable espacio que es hoy, bastante demandado. Las Moreras es un lugar cada día mejor en el que cada verano numerosos ciudadanos se extienden para aprovechar los rayos de sol y disfrutar del ambiente playero sin moverse de la ciudad. A la playa no le faltan detalles y comodidades. Cuenta con baños, duchas, aparcamiento, máquinas de gimnasio y, como no podía ser de otro modo, un chiringuito muy agradable.

Toda la actualidad en portada

comentarios