Imagen de archivo de una ciudad marítima
Imagen de archivo de una ciudad marítima - ABC
UNIVERSIDAD DE SEVILLA

El origen de la lluvia y los olores tiene su respuesta en Sevilla

Un modelo desarrollado por un investigador de la US explica en detalle efectos como la formación de nubes desde el mar, el aroma de los vinos espumosos o el intenso humo de los neumáticos quemados

SevillaActualizado:

Preguntas cotidianas como qué determina realmente las nubes y la lluvia, qué le da a los vinos espumosos su distintivo aroma o por qué los neumáticos generan tanto humo al quemarse tienen respuestas íntimamente ligadas.

El profesor de la Universidad de Sevilla Alfonso Gañán ha desarrollado un modelo muy exacto sobre el origen de todos estos fenómenos a partir de un mecanismo microscópico universal que ocurre en la superficie de los líquidos, independientemente de la mera evaporación. Sus resultados han sido publicados en un artículo de Physical Review Letters, la revista general de Física que más citas recibe en todo el mundo.

Se trata de uno de los fenómenos más comunes desde que la fase líquida apareció en el universo. Si nos centramos en el caso de la nubes y la lluvia cuando el mar está en continuo movimiento turbulento, siempre contiene gases en mayor o menor concentración, dependiendo de la presión y temperatura a la que esté sometido. Casi siempre, estos gases acaban en forma de burbujas en la superficie del líquido.

«Cuando dichas burbujas explotan, especialmente si son microscópicas, se expulsan gotas de tamaño minúsculo a una gran velocidad que alcanzan casi instantáneamente distancias apreciables desde la superficie del líquido que partieron», explica el catedrático, mientras que afirma que «estas gotas microscópicas pueden extender en el aire todos los sabores de un caldo independientemente de su volatilidad o forman humo sobre líquidos calentados». Esto responde a cuestiones como la formación de las nubes o la expansión de los aromas.

El tamaño de estas gotas y su velocidad son los principales factores que el modelo diseñado por el profesor Gañán explica y determina con precisión, prediciendo a la perfección cientos de experimentos exhaustivos realizados desde principios del siglo XX hasta el presente. «La Universidad de Sevilla es líder mundial en microfluidica a junto a EEUU, Francia, Inglaterra, Polonia o Japón. No hay más que ver el número de publicaciones en revistas especializadas y el registro de patentes sobre la física de fluidos y microfluidica».

Gracias al trabajo de investigación y desarrollo realizado en el Grupo de Investigación del profesor Gañán se han podido desarrollar los aerosoles, pulverizadores, spray, entre otros dispositivos que conocemos y usamos hoy en día de forma cotidiana. «La labor investigadora es hacerlas más eficientes, limpias y baratas, es decir, es estudiar los dispositivos que optimicen el uso de la energía, con un mayor efecto y con la gota más pequeña posible», señala Gañán. Es curioso, dice, «el mar tiene una inteligencia natural capaz de producir aerosoles, es un gigantesco nebulizador que en definitiva ayudan a la autoregulación del clima, al ciclo del agua, y al sostenimiento de la vida en la tierra».