Actualidad

Operarse de obesidad mórbida en Sevilla, garantía de éxito

El hospital Virgen Macarena es un referente en el tratamiento de la obesidad mórbida por su cirugía y cómo reeduca al paciente para que llegue a su peso saludable

El doctor Eduardo Domínguez-Adame, responsable de la Unidad de Cirugía Esófago-Gástrica del Macarena
El doctor Eduardo Domínguez-Adame, responsable de la Unidad de Cirugía Esófago-Gástrica del Macarena - Raúl Doblado
Amalia F. Lérida Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Dice el doctor Eduardo Domínguez-Adame que al Estado le cuestan al año en España 2.500 millones de euros todas las enfermedades relacionadas con la obesidad, una epidemia mundial de la que no se libra Andalucía y mucho menos su población infantil, en la que la incidencia cada día es mayor.

Visto el impacto de esta enfermedad y lo que conlleva sobre el gasto sanitario, el debate actual se centra en prevenir y evitar que la población vaya superando progresivamente su peso saludable y eso parece que se está consiguiendo pero queda por hacer, y mucho, para evitar esa obesidad mórbida que nos lleva al quirófano.

La Unidad de Cirugía Esófago-Gástrica, Bariátrica y Laparoscopia Avanzada del hospital Virgen Macarena, que coordina el especialista Eduardo Domínguez-Adame, es un referente nacional en la materia desde que se creó en 2008 como unidad funcional. En esta área se ha producido una inversión importante en cuanto a técnicas y vías de abordaje se refiere, pasando de cirugía abierta a laparoscopia y de técnicas mixtas (malabsortivas y restrictivas) a metabólicas o funcionales.

La unidad realiza un promedio de 60 procesos quirúrgicos bariátricos al año —ahora hay 100 personas pendientes de entrar en el protocolo– y está considerada como una de las de mayor experiencia y acreditación en la obesidad mórbida en España. El hospital mantiene una comisión interdisciplinaria de Cirugía Bariátrica formada por cirujanos de la unidad, endocrinólogos, nutricionistas, anestesistas, internistas, especialistas de salud mental y enfermería bariátrica, que velan por la correcta indicación, preparación y seguimiento de las intervenciones que se realizan.

Todo ello ha permitido la mejora continua en los resultados, estando dentro de los estándares de calidad de dicha cirugía y con resultados, a cuatro años, que arrojan una curación de la obesidad mórbida del 97%.

El paciente entra dentro de un protocolo en el que es atendido por una amplia gama de profesionales. La operación consiste en quitarle cuatro quintas partes del estómago, concretamente la zona en la que se produce la grelina, que es la hormona causante de las ganas de comer. Una vez operado sigue dentro del protocolo de la mano de esos profesionales que lo reeducan, o sea, le enseñan a comer, a llevar hábitos de vida para alcanzar su peso saludable, «no su peso ideal, sino su peso saludable», recalca el especialista del Virgen Macarena. A los 18 meses el paciente ya sale de ese protocolo que le ha estado llevando de la mano y sigue por sí mismo su dieta y su vida.

El índice de éxito es elevado, si se tiene en cuenta que a los dos años de la operación, se llega al peso saludable. La reeducación, el entorno familiar, el ser tratado por expertos en la materia es muy importante pues «el 80% de la obesidad mórbida tiene un fundamento psicológico», destaca Domínguez-Adame. No menos importante es la labor de los médicos de familia en la Atención Primaria a la hora de derivar al especialista al paciente que llega diciendo que no pierde peso, a pesar de que hace dieta y ejercicio.

Para María Victoria Buiza Fernández, operada y presidenta de la Asociación Bariátrica Híspalis, el problema esencial está en que la obesidad no se ha tratado nunca como una enfermedad, pues «ha sido una cuestión de hacer dieta comer tal o cual cosa y tener que oír que una persona engorda porque come».

No pasa por alto Buiza su agradecimiento a la unidad del Virgen Macarena cuya fama trasciende las fronteras, pues recientemente ha sido publicado en la Revista «Obesity Surgery», considerada la revista científica más importante relacionada con la Cirugía Bariátrica, el artículo «Prognostic Factors for Morbimortality in Sleeve Gastrectomy. The Importance of the Learning Curve. A Spanish-Portuguese Multicenter Study», en el que han participado los hospitaless Virgen Macarena y Virgen del Rocío a través de la unidad que coordina Eduardo Domínguez-Adame. Está reconocida tanto por la Sociedad Española de Cirugía de Obesidad y Enfermedades Metabólicas Asociadas (SECO) como por la International Federation Surgery Obesity (IFSO).

En ese estudio se demuestra la excelencia de la técnica quirúrgica gastrectomía vertical laparoscópica en pacientes con obesidad mórbida, siempre que se realice en unidades acreditadas con profesionales cualificados y con las competencias de excelencia para su desarrollo, tal y como se recoge en la unidad del Virgen Macarena.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios