José María O'Kean
José María O'Kean - JUAN FLORES
ENTREVISTA

O´Kean: «En Sevilla sólo hay estatuas de guitarristas, cantaores y toreros»

El catedrático y economista sevillano dice que «la parte más dinámica de la sociedad sevillana se va fuera porque aquí no hay incentivos para ella»

ABCActualizado:

José María O'Kean Alonso (Sevilla, 1957) es catedrático de Economía Aplicada en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y en el IE Business School. Amante de la tecnología, es experto en el impacto económico de las TICs pero también un gran observador de la Semana Santa y de las tradiciones sevillanas. De su padre, uno de los mejores sastres de Sevilla, heredó su pasión por el diseño y su amor por la hermandad del Valle, del que su progenitor fue hermano mayor.

Las tradiciones pesan mucho en Sevilla.

Pero hay cosas llamativas. Cuando paseas por Sevilla las únicas estatuas que encuentras son de guitarristas y cantaoras.

Y de toreros.

Sí. También hay una de Mozart y otra de Aníbal González. Pero mira todo lo que tuvo que hacer el arquitecto para que le hicieran una cuando aquí a cualquier cantaor o guitarrista se la hacen. Es una ciudad que vive en ese mundo lúdico entre el flamenco y los toros y el peso de la Semana Santa.

¿Sevilla es una ciudad novelera?

Sí, a los sevillanos nos gustan los grandes proyectos pero el día a día nos aburre, nos pesa.

¿Y esto se puede cambiar?

Yo creo que no. La sociedad funciona con golpes legales y con incentivos. Con lo primero el español no reacciona y somos muy ácratas e individualistas. Funcionamos sólo con los incentivos y los incentivos de los sevillanos son lúdicos. Si tienes una ciudad como ésta tan agradable y en la que todos los incentivos son para lo mismo, que es disfrutar y pasarlo bien, ¿cómo vamos a cambiar?. La parte más dinámica de la sociedad sevillana se va fuera porque aquí no hay incentivos para ella. Los hijos de muchas personas que conozco están fuera de España, en Omán, en EE.UU, en Europa.

Sin embargo, se están creando empresas tecnológicas en Sevilla.

Sí. Hay muchas start ups pero vamos a ver qué pasa y que dimensión cogen. Para que pesen hace falta una masa crítica que no es local sino global.

¿El buen clima perjudica nuestra productividad?

Es posible aunque todo es relativo. Nosotros tenemos un exceso de marketing. Estamos trabajando ocho horas diarias pero tenemos una tendencia a reproducir el charloteo en el trabajo. Es una manera más cordial de trabajar. Eso lo solucionamos haciendo horas extra. Pero hay que concentrarse y la verdad es que a veces nos perdemos un poco y resultamos menos eficientes.

Da muchas conferencias en Barcelona y el Levante. ¿Nota las diferencias?

Sí, son más serios y menos cordiales. Se nota hasta en la forma de vestir. Tienen más diseño. En Sevilla hay una estética muy antigua y los más jóvenes se pasan de radicales de acuerdo con programas norteamericanos de televisión.

Se nota que es hijo de un sastre.

La ropa me gusta y me parece una señal de respeto a los demás. La estética es la primera impresión y te lanza señales. En una entrevista de trabajo por la forma de vestir del candidato te puedo ya descartar porque no encajas en mi empresa. Y hay otro que, sin tener tantas aptitudes para el puesto, me encaja más en la filosofía de la empresa. Siempre que doy una conferencia llevo corbata, pero en televisión nunca me la pongo. Siempre llevo un pañuelo blanco en la chaqueta, como mi padre. Es una tradición familiar desde la época de mi abuela. Tanto mis hermanos como mis hermanas nos lo ponemos.

En Google o Apple se valora el estilo casual para sus empleados.

Las empresas tecnológicas tienen unos códigos diferentes a las del resto. Pero cualquier empresa valora la forma de vestir de sus futuros empleados.