Actualidad

Un sevillano declara la guerra a los euros andorranos

El empresario, natural de Jerez pero afincado en Sevilla, y un despacho de abogados de Los Remedios han denunciado al Principado por permitir que sus euros se vendan muy por encima de su valor real. El ministro de Finanzas de Andorra lo ha llevado a los tribunales por calumnias

Rubén Pulido, responsable de Pulifil, empresa líder en el ámbito de la numismática
Rubén Pulido, responsable de Pulifil, empresa líder en el ámbito de la numismática - ABC
E. Barba Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Un empresario jerezano afincado en Sevilla ha declarado la guerra al Gobierno de Andorra. Y viceversa. Rubén Pulido, director de una de las compañías líderes en la distribución internacional de la moneda de euro, Pulifil, y también portavoz del grupo de numismáticos profesionales y coleccionistas Coin Collectors and Professionals ha emprendido una batalla contra la administración de ese pequeño estado pirenaico, que a su vez lo ha denunciado por difamación y calumnias. Pulido, que está siendo defendido por los letrados sevillanos del bufete LBO Abogados, en Los Remedios, ha criticado con vehemencia «el oscurantismo» con la emisión de euros de ese país, muy cotizados entre los coleccionistas pero que no están circulando «de manera limpia» según los operadores del sector. Éstos señalan que el Gobierno del Principado no quiere regular una actividad en la que las carteras típicas de monedas para coleccionistas, valoradas en unos cuatro euros, se venden en las calles de Andorra por cien euros o más, un mercado negro sin precedentes y desatado que «permite el Principado». Esas monedas, pese al conflicto, mantienen su alto valor en el mercado al tratarse de piezas extraordinarias y escasas.

Tras años de pelea y superar los controles de la Unión Europea para evitar malas prácticas, Andorra tiene permitido su propio euro desde 2012, si bien la divisa no vio la luz hasta finales de 2014. Pero su falta de control ha propiciado un negocio especulativo de dinero negro que llega a superar, según varios medios andorranos, los tres millones de euros en sólo seis meses. Eso ha perjudicado la labor profesional que desarrolla Pulido, que explicaba a ABC que «Andorra habilitó los mecanismos para emitir sus propios euros, poniendo en circulación de la moneda a través de su ministro de Finanzas, Jordi Cinca. Pero no puso en marcha ninguna institución que regulara la distribución internacional de las divisas. Algo que podría haber evitado que se desatara el círculo especulador con la venta a coleccionistas y profesionales».

El responsable de Pulifil recalcaba que por estas carteras de monedas de apenas cuatro euros de valor real se llega a pagar más de 150 euros, generándose un tremendo negocio «en B». «Los andorranos que más moneda pueden adquirir llegan hasta a pactar precios para incrementar el valor de sus monedas», denunciaba Pulido. Este sistema viene permitiendo, a tenor de esas tesis, una ganancia enorme al instante. «El Gobierno de ese país es plenamente consciente de lo que está pasando con la moneda porque las mismas casas de numismática se lo hemos trasladado. Yo tuve varias reuniones con el ministro de Finanzas, pero no han reaccionado y se ve que prefieren mantener su política de no intervenir», decía.

Este empresario recordaba que la partida anunciada por Andorra de 70.000 lotes con ocho monedas (de dos euros, un euro, 50 céntimos, 20, 10, 5, 2 y un céntimo) estaban reservados exclusivamente a andorranos y residentes del Principado. Según Pulido, el mismo ministro de Finanzas le llegó a garantizar que habría euros acuñados suficientes para toda la población. Pero la teoría se quedó lejos de la realidad, que ha estado plagada de trampas, según el empresario. En ese sentido, señalaba que mucho antes de que se hiciera oficial la salida a circulación del euro andorrano, ya existían ciudadanos del pequeño estado que poseían el exclusivo y anhelado lote de monedas, por el que únicamente abonaron el precio real de las mismas (3,88 euros). Eso sirvió de punto de partida de un mercado negro que ha incluido hasta subastas de las monedas en internet.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios