Tomás, al fondo de la imagen, recortando junto a sus dos socios: Cristóbal y Juan
Tomás, al fondo de la imagen, recortando junto a sus dos socios: Cristóbal y Juan - Jesús Bayort

Muere Tomás Jara, el peluquero de la Plaza de Cuba y de la Expo92

Regentaba una peluquería en Los Remedios junto a dos socios, Cristobal Colón y Juan José Cintas, desde hace cincuenta años

SEVILLAActualizado:

Tomás Jara era el peluquero por excelencia de Los Remedios, y más concretamente de la Plaza de Cuba, desde que en el año 1969 entrara a trabajar en la barbería que tenía en la insigne plaza el empresario Pepe Victorio. Ocho años despues la peluquería acabó traspasada a sus tres empleados: Juan, Cristóbal y Tomás.

Por ella han pasado destacadas testas de la ciudad, desde políticos y empresarios a conocidos artistas pasando por alcaldes como Juan Fernández Rodríguez García del Busto o Alejandro Rojas Marcos. Infinidad de rostros conocidos de la Sevilla oficial y la popular que encontraron en Tomás Jara y sus socios los barberos de referencia.

Este reconocido peluquero aprendió el oficio a los 11 años con un tío suyo de Camas, pueblo donde sigue existiendo una «Peluquería Jara», que regenta Paco, un sobrino suyo. La otra barbería con el mismo nombre la dirige su hijo Tomás en el número 67 de la calle Pagés del Corro.

A los 24 años entró a trabajar en el negocio del que no se separaría hasta el pasado jueves, dos días antes de su muerte, donde estuvo atendiendo con total normalidad a su clientela pese a tener 74 años.

El recientemente desaparecido, Manuel Olivencia, les habló de un posible negocio que acabaron poniendo en marcha: montar una peluquería dentro de la Expo 92. Los tres barberos, junto a un peluquero de señoras, acabaron formando una sociedad. «El invento resultó siendo un desastre porque era un acuerdo para seis meses, además que los visitantes solían venir ya arreglados a la exposición», confiesa Tomás.

Peluqueros excepcionales del Rey

«Me dejó una lista con más de 25 ganaderos que junto a sus familias venían asiduamente a pelarse», afirma Tomás, su hijo. Entre la clientela de Jara, y de sus socios, destacaban políticos, toreros, e incluso el Rey Don Juan Carlos, que con motivo de la boda de la Infanta Elena, y por mediación de Manuel Prado y Colón de Carvajal, cliente asiduo, solicitó los servicios de la peluquería, por lo que Cristóbal Colón, uno de los tres socios, fue en varias ocasiones a los Reales Alcazares a recortar y afeitar al Rey Emérito.

La peluquería se encuentra en el pasaje del bloque 8 de la PLaza de Cuba
La peluquería se encuentra en el pasaje del bloque 8 de la PLaza de Cuba-Jesús Bayort

Era peluquero de toreros: Antonio Ordóñez, Diego Puerta y Curro Romero engrosaban una larga lista en la que Paco Ojeda seguía siendo fiel cliente. Entre su público más reconocido de la política estaban Alejandro Rojas Marcos y Manuel Pimentel . Aún seguía atendiendo a muchos clientes con los que comenzó al llegar al barrio.

Desde que hace diez años su socio Cristóbal Colón se jubilara, compartía el negocio con José Carlos, un sobrino de éste que junto a Rafael, trabajador del establecimiento y familia de Tomás, serán los encargados de trabajar la peluquería en la actualidad.

«Gracias a todos por todo», confiesa José Carlos que era el epitafio que le pidió que presidiera la barbería el día que él faltara, en agradecimiento al público que le vio llegar soltero con 24 años y que le ha acompañado durante cincuenta años.