PATRIMONIO

Misterio desvelado en el sevillano monumento a Bécquer

La escultura tenía dos cofres, uno con hojas secas y monedas de Alfonso XIII; otro pesetas, discursos y un texto de quienes lo restauraron en los noventa

La escultura en el momento de ser izada y uno de los cofres depositado en su base
La escultura en el momento de ser izada y uno de los cofres depositado en su base - ABC

Gustavo Adolfo Bécquer es recordado por sus rimas y por sus leyendas, algunas envueltas en el misterio propio de la época más romántica de la literatura. Quizás alguno de los operarios que estos días trabajan en la restauración y adecuación del monumento que se erige en recuerdo al poeta sevillano en la glorieta del Parque de María Luisa que lleva su nombre leyese alguna de sus obras y se viese sorprendido cuando en el transcurso de esa tarea se descubrieron no uno sino dos cofres en el interior de la escultura dando suelta a su imaginación y con ella a la posibilidad de algún misterio oculto.

El primero de los cofres hallados era de plomo. Ese material adobaba la idea de que allí podría haber algo de valor. Al abrir el cofre se encontraron sin embargo sólo unas hojas de un árbol o planta secas, no se sabe si incluidas en el interior a propósito, y unas monedas con la efigie del rey Alfonso XIII, de escaso valor. Todo apunta a que se trata de una especie de cápsula del tiempo como la que se coloca al ejecutar muchos edificios y monumentos y que en este caso se colocaría en 1911, cuando se erigió la escultura.

Tras este cofre, en otro espacio de la escultura se encontro otro cofre más modesto. En este caso hubo poco tiempo para el misterio, en su interior se encontraron unas monedas, en pesetas, con la efigie de S.M. el Rey Juan Carlos I y escritos del que fue alcalde de Sevilla, Manuel del Valle, del representante de la Universidad y de los escultores que trabajaron en la rehabilitación del monumento en 1990. Entonces se acometieron unas obras muy similares a las que se llevan a cabo estos días para adecuar el grupo escultórico al crecimiento del ciprés de los pantanos o taxodium cuyas raíces estaban afectando de nuevo al monumento.

La realidad cubrió pronto el velo del misterio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios