El árbitro suspendió el partido tras el suceso
El árbitro suspendió el partido tras el suceso - EFE
Sucesos

Un menor agrede a un árbitro en un partido de cadetes en Sevilla

El colegiado sacó la segunda amarilla a un jugador local y éste le propinó un puñetazo que le dejó mareado

SEVILLAActualizado:

Corría el minuto 35 de la primera parte de un partido de Cuarta Andaluza de Cadete. Se enfrentaban, sin nada en juego, el C.D. San Pablo Pino Montano 'B' y el C.D. Rinconada Cantera 'B'. En ese minuto perdían los locales 0-2 y el encuentro seguía su curso sin nada que lamentar hasta que, tras una entrada, un jugador del conjunto local recibió la segunda amarilla. Esa fue su excusa para propinar un puñetazo en la cara al colegiado.

El puñetazo en la mandíbula del jugador local dejó mareado al árbitro, que decidió suspender el partido en el minuto 35 y con 0-2 en el marcador. Estos hechos se produjeron el pasado sábado en el campo del Psiquiátrico de Miraflores durante el encuentro que disputaban el C.D. San Pablo Pino Montano 'B' y el C.D. Rinconada Cantera 'B'.

La Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) ya tiene constancia de los hechos ocurridos en el encuentro y ha condenado rotundamente esta agresión al árbitro, la cual espera que no se vuelva a producir.

Por su parte, el presidente del C.D. San Pablo Pino Montano, José Castro, ha explicado a ABC de Sevilla que «el jugador ya ha sido expulsado del equipo». Del mismo modo, ha lamentado los hechos ocurridos y espera que no se vuelvan a producir por el bien del fútbol. Además, ha anunciado que el club llevaba tiempo pensando en crear un grupo de personal (Staff) para proteger a los árbitros y jugadores de campo. Este suceso ha acelerado su creación para evitar malas formas desde la grada y en el campo.

Tanto el club como la Federación Andaluza condenan los hechos ocurridos y esperan que no se vuelva a repetir de nuevo. Hay que recordar que gracias a la lucha contra este tipo de actos desde las diferentes instituciones, en la ciudad de Sevilla hacía tiempo que no se protagonizaba un agresión a un árbitro. Este último ataque ha puesto de nuevo en pie de guerra a todas las partes y esperan que el jugador tenga una sanción ejemplar.