Marines del destacamento de Morón, durante una maniobra ABC
Marines del destacamento de Morón, durante una maniobra ABC
Morón de la Frontera

Marines estadounidenses realizan 65 maniobras con militares españoles de Morón

Han entrenado su capacidad de despliegue rápido en el continente africano

MORÓN DE LA FRONTERAActualizado:

El destacamento de marines estadounidenses destinado en Morón de la Frontera realizó en el último año un total de 65 ejercicios militares junto a las Fuerzas Armadas españolas, con el objetivo de poner a punto su capacidad de despliegue rápido en cualquier escenario africano.

El capitán Alex Jack, oficial encargado de coordinar los ejercicios bilaterales, explica que «la Fuerza Especial Tierra-Aire de Respuesta de Crisis del Cuerpo de Marines realiza una amplia variedad de ejercicios: con equipos de desactivadores de explosivos improvisados, patrullas de pelotón junto a efectivos de La Legión y otras unidades o con las fuerzas especiales. También con nuestras aeronaves MV-22 Osprey y los aviones KC-130 Súper Hércules».

Tras un despliegue inicial en 2013, en junio de 2015 el Gobierno de España y Estados Unidos firmaron en Washington el protocolo de enmienda al convenio bilateral de Defensa para aumentar el número de marines en la base de Morón. Así, se elevó el número de efectivos hasta un máximo de 2.220 militares (solo alcanzable en época de crisis), 500 funcionarios y 36 aeronaves (MV-22 «Osprey» y aviones KC 130J «Súper Hércules» para el repostaje en vuelo). En mayo de 2016, Estados Unidos decidió reducir su flota de aeronaves a la mitad.

Infantería de Marina

«Esperamos incrementar el entrenamiento de respuesta en emergencias con la UME, el entrenamiento de operaciones de pequeñas unidades con la Infantería de Marina o el entrenamiento de aviones no tripulados con el Ejército de Tierra y del Aire», destacó el capitán Jack quien aseguró que la base de Morón es estratégica para Estados Unidos por tres razones: «Ubicación, ubicación y ubicación».

La idea de establecer un destacamento de marines en la base militar de Morón de la Frontera surgió tras el ataque al consulado estadounidense en Bengasi (Libia), en cuyo asalto murieron el 11 de septiembre de 2012 el embajador en ese país, Christopher Stevens, y otros tres ciudadanos estadounidenses. Desde Morón ahora los «marines» actuarían ante cualquier ataque a sus intereses en África.

En estos últimos cuatro años han intervenido ante una eventual evacuación de su personal en Sur Sudán –desplazándose a Entebbe (Uganda) o Yibuti– y en escenarios de entrenamiento bilateral con otros países africanos. Además de esta estrecha colaboración con los marines de Morón, las Fuerzas Armadas españolas desarrollan ejercicios bilaterales con los cuatro destructores de la US Navy con base en Rota, así como con otras unidades de EE.UU. desplegadas en suelo europeo y que eligen España para su adiestramiento continuo.