I JORNADA DE SERVICIOS URBANOS

El mantenimiento preventivo, protagonista de la gestión urbana

Después de las grandes inversiones hechas en infraestructuras ahora toca conservarlas bien

El mantenimiento preventivo, protagonista de la gestión urbana
ISABEL AGUILAR Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

En la actualidad hay pocos macroproyectos de infraestructuras urbanas y los presupuestos municipales se suelen destinar a la conservación de las ya existentes. En este sentido, el mantenimiento preventivo de dichas instalaciones cobra un papel protagonista para evitar que en el futuro el deterioro de esos bienes resulte más costoso a las arcas públicas. Esa es una de las conclusiones a las que se llegó ayer en la mesa redonda sobre «Inversión en conservación de infraestructuras urbanas» que se celebró en el marco de la I Jornada de Servicios Urbanos organizada por ABC y Sando.

En ella participaron Virginio Moreno López, jefe del Servicio de Proyectos y Obras del Ayuntamiento de Sevilla, y José Cardador Jiménez, gerente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Obras e Infraestructuras de Málaga, junto a Jorge Gámiz Pérez, director general de Conservación y Mantenimiento de Infraestructuras de Sando, que ejerció de moderador. Todos ellos estuvieron de acuerdo en que vivimos una etapa en la que las grandes inversiones en infraestructuras urbanas ya se han hecho y ahora toca cuidar las ya existentes. «La ciudad ya no es la que vivieron nuestros padres y abuelos, puesto que en estos años ha habido una preocupación porque sean más accesibles, y en la actualidad lo que se ejecutan son microactuaciones enfocadas a cuidar de forma preventiva todo ese patrimonio», explicó ayer José Cardador. En Málaga, añadió, resulta fundamental un «Inventario de incidencias» con el que determinan cuáles son las actuaciones prioritarias que hay en materia urbana. «En Málaga tenemos 5.000 calles y más de 1.000 kilómetros de longitud de vías que precisan una conservación preventiva, puesto que si esperamos a que haya que sustituirlas a gran escala el coste de la actuación se dispara», matizó. En 2013 repararon 14.000 incidencias que afectaban directamente a la calidad de vida de los ciudadanos, como cuestiones de accesibilidad, de escasa visibilidad de pasos de cebra o deterioros en el pavimento. «Esas cuestiones repercuten directamente no solo en la ciudadanía, también en el turismo, puesto que muchas de ellas afectan a nuestro casco histórico, que es la joya de la corona». No obstante, en dicho inventario aún quedan 57.000 incidencias pendientes de resolver, tal y como manifestó Cardador.

Modelo eficiente

Virginio Moreno, por su parte, recordó que en Sevilla desde que finalizó la Expo’92 se apostó por un modelo de conservación de infraestructuras urbanas que combinaba la gestión propia con la externalización, convirtiéndose en pioneros en el uso de esta fórmula. Moreno repasó algunas de las cifras que maneja el Ayuntamiento de Sevilla en materia de conservación del viario y destacó los 30 millones de euros que componen el presupuesto para esta partida en 2016. De ellos, 11 millones de euros se destinan al alumbrado público y 4 millones a conservación del viario, a lo que se suman otros 9 millones para proyectos concretos y actuaciones vinculadas a la accesibilidad y la movilidad sostenible. Por último, hay una partida de un millón y medio de euros para conservar las fuentes ornamentales de la ciudad, las esculturas, los retablos o la rotulación del viario, entre otros.

Sobre las reclamaciones patrimoniales, dijo que en una década se han quintuplicado, pero «no porque el estado de conservación urbano sea peor, sino porque el ciudadano ahora es más exigente con su entorno».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios