Decenas de personas, concentradas en Plaza Nueva para llegar hasta La Campana
Decenas de personas, concentradas en Plaza Nueva para llegar hasta La Campana - Raúl Doblado

MANIFESTACIÓN EN SEVILLAReclaman sanciones a quien incumpla las normas de accesibilidad universal

Este lunes 4 diciembre expira el plazo legal para que todos los espacios y establecimientos realicen los «ajustes razonables» en temas de discapacidad

Actualizado:

Las Asociaciones Eliminando Barreras, Alcalá Accesible, Asipolio, Aupga (Asociación Usuarios de Perros Guía de Andalucía) y ViAndalucía se han manifestado este lunes, 4 de diciembre de 2017, desde la Plaza Nueva hasta La Campana, para reivindicar la puesta en marcha de medidas dirigidas a eliminar las barreras que vulneran los derechos, libertades y vida independiente de las personas con discapacidad física, sensorial y cognitiva.

A finales del 2013 entró en vigor la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad, un texto que daba de margen hasta el 4 de diciembre de este año para que establecimientos, entornos, bienes y servicios se adaptasen a todo lo que recoge la normativa, que no busca otra cosa que garantizar la accesibilidad universal de las personas con diversidad funcional. Este lunes se ha cumplido el plazo legal y estos derechos siguen siendo una quimera para las personas con capacidades diferentes, ya que la existencia de barreras es una evidencia innegable.

«El Ayuntamiento de Sevilla tiene la obligación de exigir lo que dice la norma, empezando por ellos mismos, porque muchos de los incumplimientos vienen desde la propia administración pública», explica Aurora Ortega, portavoz de la Asociación Eliminando Barreras y profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Sevilla, antes de comenzar con la marcha.

«Mucha responsablidad es de los poderes públicos porque no han promovido que se realicen estos ajustes en todos estos años», insiste al tiempo que compara la situación con el Ayuntamiento de Málaga. «Se han puesto las pilas en los transportes y en las vías públicas, y nosotros vamos con restraso».

En Sevilla, el único espacio que puede cumplir con lo que dice la norma es el Teatro Maestranza, según Ortega. Sin embargo, uno de reciente creación, el CaixaForum, «tiene en cuenta a las personas con discapacidad física, pero se olvida de las personas con discapacidad visual y cognitiva».

Desde hace años, hay leyes nacionales e internacionales que obligan y decretos técnicos que indican cómo deben construirse estos nuevos espacios tanto públicos como privados, sin embargo, «son ignorados y se vulneran los derechos».

Las personas que cuenta con algún tipo de discapacidad sufren en su día a día la dificultadad de movilidad por los pavimentos, múltiples obstáculos en el paso, problemas para salvar los cambios de nivel, información y señalización confusa, falta de aseos adaptados, carencia de espacios reservados en cines, teatros, centros deportivos y transportes, los centros sanitarios y sus elementos son inaccesibles, entre otros. «Necesitamos que el Ayuntamiento, la Junta de Andalucía y el Gobierno central asuman su obligación y sancionen, ya que es la única forma de tomar conciencia y cambien las cosas», expone Aurora Ortega. Además, según la portavoz, es un beneficio para toda la ciudadanía, como madres con carritos de bebés, repartidores, personas mayores o turistas que no entiendan el idioma.

A la manifestación han acudido algunos responsables de los grupos políticos del Ayuntamiento de Sevilla, como Javier Millán, portavoz de Ciudadanos, y Daniel González Rojas, portavoz de Izquierda Unida. Ambos coinciden en que ahora que «viene un presupuesto municipal» es una buena ocasión para poner cifras y compromisos «en dinero» para avanzar en temas de accesibilidad e igualdad de oportunidades.