Fachada principal del hospital Virgen Macarena
Fachada principal del hospital Virgen Macarena - VANESSA GÓMEZ
«VERGONZOSAS» INSTALACIONES DEL VIRGEN MACARENA

Mandan a su casa a 21 enfermos con cáncer por la avería de un equipo de radioterapia

La mayoría son personas mayores que venían de pueblos citadas a las nueve de la mañana

SEVILLAActualizado:

Un total de 21 pacientes oncológicos que acuden al Virgen Macarena para recibir tratamiento fueron enviados a casa ayer por la mañana porque se averió la máquina que tenía que darles la radioterapia.

Estas personas, la mayoría ancianas, procedentes de pueblos de la provincia y citados a las nueve de la mañana, no obtuvieron alternativa al tratamiento en otro lugar sino una cita para el día siguiente.

Un familiar de uno de los afectados relató a ABC que «esta semana también se rompió otra maquina» que «por lo visto es algo habitual» y que «el problema es que la mayoría de los pacientes son de pueblos».

Fuentes de la dirección del Virgen Macarena han declarado que la suspensión obligada por avería del Acelerador Lineal de Electrones (ALE) en la Unidad de Oncología Radioterápica se subsanó rápidamente tras la visita del técnico y el cambio de fuente de alimentación.

«Los aceleradores —dijeron— son equipos de alta complejidad técnica y pueden sufrir averías. El tiempo de respuesta del servicio técnico es inferior a 24 horas y ya por la tarde se reanudaron las sesiones con normalidad».

Sin embargo, para dicho familiar, «ayer fueron muchos los pacientes que perdieron un día de sesión de un tratamiento que puede ser vital en algunos casos».

«Todos los que cada día bajamos al sótano sabemos perfectamente cual es la solución para que no tengamos que esperar horas para la cita con el oncólogo o para que ningún paciente vuelva a perder ni una sesión de su tratamiento, y esa solución solo pasa por invertir en más medios y personal», apostilló.

Además, denunció retrasos en las sesiones de radioterapia. «Después del TAC tardan unas dos semanas en llamarte», precisó. «La impotencia que tenemos es constante —siguió— puesto que no solo tenemos que convivir con esta dura enfermedad, sino que hemos de soportar durante años unas instalaciones en unas condiciones vergonzosas. Cuando Susana Díaz habla de que la sanidad andaluza es la joya de la corona, le invitaría a que bajara un día por la mañana a los sótanos del Macarena. Siempre nos hemos resignado porque, supuestamente, el tratamiento y la calidad del mismo está garantizado, pero hoy ya ni eso se sostiene».

Falta de luz

Las instalaciones a las que alude ya han sido denunciadas en varias ocasiones por el sindicato Csi-f, la última el pasado mes de agosto que fue cuando la dirección del centro dijo que se estaban valorando nuevos espacios, pero aún no hay nada nuevo.

Sigue el hacinamiento, la falta de luz solar, y lo que es peor, de intimidad, a pesar del proceso y las pruebas que estos pacientes tienen que sufrir.

Están en el sótano, la zona más penosa y lúgubre del centro sanitario, que alberga salas de consultas y de radioterapia; y, en la primera planta, donde está Endoscopia y la Unidad de Día de Oncología.

En la zona de Endoscopia tienen que estar en la sala de espera aguardando para que les llamen para su tratamiento periódico. Ahí se mezclan con los pacientes que van a entrar en quirófano para hacerse las colonoscopias, gastroscopias y otras pruebas, con los que van a pedir cita, según denunció Csi-f, sindicato que ayer confirmó que la situación sigue igual.

Los administrativos tienen que estar acallando a la sala para no subir la voz al preguntar datos personales que nadie debería saber pues un día normal puede haber hasta 60 personas a la vez en el mismo espacio.

También denunció Csi-f que cuando los enfermos salen del quirófano con anestesia general, «tienen que esperar en un pasillo a la vista de todos los pacientes del servicio de Oncología» y no pasa por alto la incomodidad de los sillones en los que han de estar horas para recibir los tratamientos.