Actualidad

Un libro recorre la historia de Sevilla a través de 80 objetos

El profesor y escritor Manuel Jesús Roldán repasa los más curiosos de cada etapa histórica, desde Astarté a Curro, la mascota de la Expo 92, o desde la espada de San Fernando a la camiseta de Silvio

Presentación del libro de Manuel Jesús Roldán «La historia de Sevilla en 80 objetos»
Presentación del libro de Manuel Jesús Roldán «La historia de Sevilla en 80 objetos» - RAUL DOBLADO
P. GARCÍA - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Son objetos de todo tipo, carismáticos muchos de ellos, y, en cualquier caso, singulares, curiosos y hasta evocadores. Cada uno de ellos por sí mismo podría ser motivo más que inspirador para una novela o relato, aunque juntos componen un variopinto collage en torno a la vida de una ciudad. Este ejercicio narrativo es el que propone el profesor y escritor Manuel Jesús Roldán en su libro «La historia de Sevilla en 80 objetos» (El Paseo Editorial), que ayer presentó en la Fundación Cruzcampo.

Mascota Curro de la Expo'92
Mascota Curro de la Expo'92- ABC

Desde Astarté a Curro, la mascota de la Expo 92, y desde la espada de San Fernando a la camiseta de Silvio, el autor ofrece un mosaico de contenidos en el que pretende aunar el carácter científico y riguroso que requiere cada contexto histórico con su visión más personal, forjada a partir de estudios publicados anteriormente sobre iglesias, arte, tradiciones y conventos sevillanos, tomando como base, además, su libro «Historia de Sevilla».

En esta ocasión, Roldán traza una panorámica de la ciudad estructurada en ocho apartados —cada uno de ellos con sus correspondientes objetos— que guardan relación a su vez con los principales periodos históricos, desde los orígenes y el mundo romano hasta los siglos XX y XXI. «He tratado de condensar mucho el contenido, de ahí que sean artículos cortos, de fácil lectura y que puedan resultar de interés. Algo así como mi visión de Sevilla en ochenta flashes», apunta el autor, consciente de que aborda una historia «inabarcable por su variedad y por los objetos que la definen, que discurren desde lo más local a lo más universal, porque es una ciudad —dice— totalmente inclasificable».

«Mariquilla» de la Macarena
«Mariquilla» de la Macarena- ABC

Un libro «para todos los públicos»

Como historiador, Manuel Jesús Roldán no pierde, sin embargo, la perspectiva y ha elaborado un libro para «todos los públicos, desde el erudito al más joven que quiere saber, pasando por el maduro que quiere recordar». Ingredientes para ello tiene, desde luego, con narraciones en las que encuentran acomodo el costumbrismo, la historia e incluso la trascendencia.

Los objetos sirven de hilo conductor y para su selección se han tenido en cuenta aspectos muy diversos, como la carga histórica que muchos de ellos contienen y representan, como las columnas de la calle Mármoles, el micrófono de Queipo de Llano, la pistola con la que se suicidó Belmonte o el último garrote vil.

Banderola de bar de Cruzcampo
Banderola de bar de Cruzcampo- ABC

Otras veces, los objetos son un mero pretexto que sirven para introducir el relato, como un plato de 1828 de San Jacinto que condensa la historia de la orden de los dominicos en su escudo blanco y negro. También se recogen elementos simbólicos, «la ciudad ha sido siempre variable», como los que ejemplifican dos veletas, la del Giraldillo y la de la Fábrica de Artillería, y hasta objetos universales como la capa pluvial de Carlos V que se conserva en la Catedral hispalense.

Del Carambolo al cartel de las fiestas primaverales

El recorrido que propone Roldán, y que comienza con una pieza del Tesoro del Carambolo, incorpora además numerosos objetos coetáneos y con su particular intrahistoria.

Pieza del Tesoro del Carambolo
Pieza del Tesoro del Carambolo- ABC

El apartado dedicado a los siglos XX y XXI es el que presenta mayor número de ellos, desde aquellos apegados a la tradición local y que la trascienden, como las «mariquillas» de la Macarena, el azulejo del Gran Poder en la parroquia de la plaza de San Lorenzo o el azulejo del Studebaker de la calle Tetuán. No podían faltar tampoco algunos reclamos publicitarios de tanto sabor local como una banderola de bar de Cruzcampo que nos retrotrae a otras épocas o un azulejo de Anís del Mono.

El libro termina con el cartel de las fiestas primaverales de 2016, obra de Ricardo Suárez, para entroncar con esa historia de la ciudad entre la modernidad y la tradición, la realidad y la interpretación, sin olvidar el misterio y la emoción, la misma que desprende la mascarilla funeraria de Antonio Susillo que cobija la iglesia de San Juan de la Palma.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios