Arriba, de izquierda a derecha, Eduardo Basa Ybarra, Álvaro Ybarra Pacheco, María O’Neill, Carmen Castreño, Juan Ybarra Mendaro, Cristina Ybarra Sainz de la Maza, Antonio Ybarra Llosent y Eduardo Ybarra Mencos
Arriba, de izquierda a derecha, Eduardo Basa Ybarra, Álvaro Ybarra Pacheco, María O’Neill, Carmen Castreño, Juan Ybarra Mendaro, Cristina Ybarra Sainz de la Maza, Antonio Ybarra Llosent y Eduardo Ybarra Mencos - VANESSA GÓMEZ
FUNDADOR DE LA FERIA DE ABRIL

El legado del Conde de Ybarra, en una exposición en Sevilla

La muestra permanecerá abierta hasta el 11 de enero en el Ayuntamiento hispalense

SEVILLAActualizado:

Fascinantes maquetas de barcos, pinturas de su casa de la calle San José, de sus hijos, de la primera piedra del monumento a San Fernando, su bastón de mando, una gran copa de plata donada por su ayuda a los heridos de los Tercios Vascongados de la Guerra de África...

Son algunos de los objetos y obras de arte relacionados con la vida y empresas que fundó el Conde de Ybarra, que hasta el 11 de enero —en horario de mañana y tarde— pueden contemplarse en el Ayuntamiento de Sevilla.

«José María Ybarra y Gutiérrez de Caviedes. Compromiso y legado con Sevilla (1816-1878)» es el nombre de esta muestra organizada por Eduardo Ybarra Mencos y Tristán Ybarra Maza, que ayer se inauguró con motivo del doscientos aniversario del nacimiento del que fuera alcalde de Sevilla y fundador de la Feria de Abril.

El acto congregó a numerosos familiares de un hombre «polifacético, visionario, emprendedor, humanitario, religioso y familiar», como dijo en la presentación el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra Pacheco, que tomó la palabra tras la intervención de Camen Castreño, primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla. La autoridad municipal destacó entre otros méritos cómo el Conde de Ybarra ayudó a levantar el Puerto de Sevilla y además fue un alcalde comprometido con la ciudad.

En este sentido Álvaro Ybarra habló de la vigencia aún hoy día de las tres empresas que fundó y que perdurán 150 años después —una de ellas hasta 175— en un escenario como el actual, en el que las empresas suelen ser más efímeras. Otra cualidad que resaltó es su carácter humanitario en una época de escasez, además de su contribución a la fundación de la Feria de Abril, que fue modelo a imitar.

No pasó por alto la importancia que le daba a la familia y dijo que prueba de ello es que los Ybarra de Sevilla, sexta y séptima generaciones, se siguen tratando como familia que son.

En esta exposición hay objetos de colección particular y otros del Ayuntamiento como el retrato del Conde de Ybarra, el cuadro sobre la Feria de Sevilla, el de la primera piedra del monumento de San Fernando y el que recoge la visita de Alfonso XII a la Capilla Real. Llaman la atención las cinco maquetas de barcos: el Cabo de Buena Esperanza, Cabo de Hornos, Cabo de San Antonio o los vapores Cabo Roche e Itálica.

Muy curiosos son los carteles de la compañía, las tres campanas de la naviera Ybarra, la estatua de piedra de San Roque o la litografía con los hijos de José María Ybarra.

Todo ello en un espacio bien ordenado, completado con un cartel en el que reza su biografía.