Actualidad

La laguna que siembra la discordia en el aeropuerto de Sevilla

La polémica por el riesgo para los aviones que suponen las aves que anidan en el parque del Tamarguillo sigue abierta

La frondosa laguna del parque del Tamarguillo está en la zona de aproximación del aeropuerto de Sevilla
La frondosa laguna del parque del Tamarguillo está en la zona de aproximación del aeropuerto de Sevilla - J. SPÍNOLA
M. D. ALVARADO Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

La laguna del parque del Tamarguillo y sobre todo las aves que, atraídas por esa balsa de agua, se ubican allí, podría tener los días contados si no se encuentra una alternativa al riesgo que esa proliferación de aves junto al aeropuerto implica para la maniobra de los aviones.

Aunque la terminal de San Pablo está en una zona de tránsito habitual de aves, el riesgo que estas suponen para la aviación (algunos pájaros pueden llegar a ocasionar importantes daños en el fuselaje de un avión y causar accidentes) estaba hasta ahora controlado con los halcones del servicio de control de faunas del aeropuerto. Esto fue así hasta que, después de no pocos atrasos, terminaron las obras del parque del Tamarguillo en la zona próxima a San Pablo; para evitar inundaciones la zona de desagüe natural del arroyo se transformó en una laguna y ese agua estancada se convirtió en un foco de atracción para las aves.

Así se preveía de hecho en el proyecto del parque ejecutado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) según el cual la ejecución de esa laguna se llevaría a cabo para evitar pérdidas de agua por filtraciones y para «potenciar la nidificación de aves en el entorno de la lámina de agua» donde se implantaría una «cobertura vegetal densa» para crear una zona de ribera. Parece que entonces no se apercibieron del riesgo que ello tendría para el aeropuerto, dado que la laguna en cuestión se situó muy próxima a la cabecera de sus pistas.

La terminal de San Pablo, vista desde el parque del Tamarguillo
La terminal de San Pablo, vista desde el parque del Tamarguillo- J. SPÍNOLA

El nuevo parque se terminó en 2010 y desde entonces el incremento de aves en esta zona ha ido in crescendo. Ante esta situación, Aena, gestora de los aeropuertos españoles, que está obligada a detectar y controlar los focos de riesgos a la navegación aérea, reclamó el pasado verano a la CHG que anulase dicha laguna, una propuesta que provocó el rechazo inmediato de grupos ecologistas, de vecinos y del propio Ayuntamiento, que creen injustificada la propuesta.

Las tres administraciones

Dada la situación, hace unas semanas tuvo lugar un encuentro entre representantes de las tres administraciones implicadas en el que se decidió estudiar alternativas que permitan no tener que desecar la laguna y abrir la solución al problema de seguridad para los aviones que genera la proliferación de aves a los colectivos implicados. Cuáles pueden ser esas alternativas no está claro. Hay casos en que se ha trabajado para evitar que las aves se acerquen a las depuradoras. Hay experiencias que han dado éxito, como colocar pelotas de gomas, en este se trata no tanto de evitar que se acerquen como que creen una colonia allí por lo que las soluciones no son fáciles y tendrá que tener en cuenta el tipo de ave que se quiere controlar. De momento, el aeropuerto está elaborando un estudio de las aves que se concentran en torno a una laguna que, señalan, se sitúa en el área de más riesgo al estar en la zona de aproximación tanto de salida como de llegada de los aviones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios